Franco, elegido nuevo secretario general del PSOE-M con el 71 % de los votos

Hace un llamamiento a la unidad en el PSOE-M: "todos somos necesarios"

El diputado regional y alcalde de Soto del Real, Juan Lobato, obtiene el 19,74 %

El exparlamentario regional Eusebio González Jabonero obtiene un respaldo del 8,49 %

madrid

| 30.09.2017 - Actualizado: 22:56 h

AGENCIAS

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El portavoz adjunto del PSOE-M en la Asamblea de Madrid, José Manuel Franco, ha sido elegido hoy secretario general del partido al ganar las elecciones primarias con el 71,77 % de los votos (5.410), por lo que no será necesaria una segunda vuelta al conseguir más de la mitad de los apoyos.

En las primarias competía con el diputado regional y alcalde de Soto del Real, Juan Lobato, que ha obtenido el 19,74 % de los votos (1.488), y con el exparlamentario regional Eusebio González Jabonero, con un respaldo del 8,49 % (640).

Franco coordinó en la Comunidad de Madrid la campaña para las primarias del PSOE del actual secretario general, Pedro Sánchez, mientras que Lobato se inclinó por otro de los candidatos, el exlehendakari Patxi López.

En total, se han emitido 7.705 votos de los cuales 12 han sido nulos (0,16 %), 155 en blanco (2,01 %) y 7.548 válidos (97,99 %), según ha anunciado en rueda de prensa la presidenta del comité de ética del PSOE-M, Marisa Mercado, con el 100 % del escrutinio.

Jabonero, por su parte, es próximo al ex secretario general del PSOE-M Tomás Gómez.

La participación ha sido del 50,28 % en una jornada en la que los 15.482 militantes del PSOE-M estaban llamados a participar en los 131 centros de votación asignados para estas primarias, que han estado abiertos de 10.00 a 20.00 horas.

Es la segunda vez que el PSOE-M celebra unas elecciones primarias para elegir al secretario general del partido tras las de 2015, poco después de la destitución de Tomás Gómez por parte de Pedro Sánchez, cuando la participación fue del 42,6 %.

Entonces, la vencedora fue Sara Hernández, que en un primer momento llegó a anunciar su intención de competir en estas primarias pero que finalmente dio un paso atrás al no optar a su reelección.

Otros dos aspirantes, el socialista crítico Enrique del Olmo, líder de la plataforma Gana Madrid, y el edil del partido en Valdaracete Manuel Lucas Campeño no siguieron adelante con sus aspiraciones a la Secretaría General al no conseguir el mínimo de avales necesarios.

En 2015, Sara Hernández ganó las primarias con el 57,67 % de los votos y su único rival, el diputado regional Juan Segovia, quedó en segundo lugar con el 42,33 %.

Franco será proclamado nuevo líder del PSOE-M el lunes. Su ejecutiva se elegirá en el congreso regional del partido, que tendrá lugar los días 20, 21 y 22 de octubre.

"TODOS SOMOS NECESARIOS"

El recién elegido secretario general del PSOE-M ha hecho un llamamiento a la unidad en el partido tras vencer las elecciones primarias para "poder ganar a la derecha" y ha dicho dirigiéndose a sus compañeros que todos son "absolutamente necesarios".

"Tenemos que trabajar desde la unidad, todos somos necesarios y vamos a trabajar todos juntos", ha declarado en la rueda de prensa en la que se han dado a conocer los resultados de las primarias, en las que el portavoz adjunto del PSOE-M en la Asamblea ha ganado con un 71,77 % de los votos.

Franco ha estado acompañado por el presidente del PSOE-M, Manuel Robles; la hasta ahora secretaria general del partido, Sara Hernández; y sus dos rivales en las primarias: Juan Lobato y Eusebio González Jabonero, que han conseguido un 19,74 % y un 8,49 % de los votos respectivamente.

Preguntado sobre la diferencia que ha obtenido respecto a los otros candidatos, Franco ha respondido que "cuando uno se presente, se presenta siempre para ganar", al tiempo que ha agradecido los apoyos recibidos.

"Me abruma la enorme responsabilidad que contraigo con mi partido al que tanto quiero", ha dicho el que será el nuevo líder de los socialistas madrileños, próximo al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

FRANCO, UN VETERANO SOCIALISTA FIEL A PEDRO SÁNCHEZ

Con 60 años recién cumplidos y una larga trayectoria en el PSOE-M, donde ha llegado a formar parte de dos Ejecutivas, José Manuel Franco se ha convertido en el nuevo líder del partido tras unas primarias en las que no ha ocultado su cercanía con el actual secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

De hecho, Franco fue el coordinador en la Comunidad de Madrid de la campaña de las primarias de Pedro Sánchez, lo que le llevó a ser considerado el candidato del "aparato" frente a sus dos rivales, Juan Lobato y Eusebio González Jabonero.

Una etiqueta de la que no renegó en una reciente entrevista con la agencia Efe, aunque señaló que prefería ser considerado el "candidato de la militancia".

A la vista de los resultados parece haberlo conseguido, ya que ha ganado este sábado con un 71,77 % de los votos de los militantes, lo que le convierte en líder de los socialistas madrileños sin necesidad de celebrar una segunda vuelta.

Nacido en Puebla del Brollón (Lugo) el 8 de septiembre de 1957, Franco empezó a interesarse por la política cuando estudiaba Derecho en Santiago de Compostela al asistir a una conferencia del exalcalde madrileño Enrique Tierno Galván cuando éste todavía era líder del PSP, formación que más tarde se integró en el PSOE.

"Me impresionó su defensa del socialismo ético", cuenta.

Siempre se había considerado "de izquierdas", pero fue entonces cuando decidió dar el paso de afiliarse a un partido, impresionado por el "nivel intelectual y político" de Tierno Galván y por su "talante".

Con 30 años aprobó las oposiciones para el Cuerpo General Administrativo de la Administración del Estado y se trasladó a Madrid, donde le fue asignada una plaza en el Ministerio de Defensa.

Desde entonces, reside en la capital vinculado a la agrupación del PSOE de Chamartín, en la que ha llegado a ser secretario de organización y secretario general.

Compatibilizó el cargo de funcionario con las responsabilidades políticas durante 12 años, hasta que optó por dedicarse de lleno a su vocación de "servicio público".

En su larga trayectoria en el PSOE-M ha formado parte de dos Ejecutivas (con Rafael Simancas y Tomás Gómez) y ha trabajado 22 años como diputado en la Asamblea de Madrid, donde ahora ocupa el cargo de portavoz adjunto del grupo parlamentario socialista.

Una veteranía que, lejos de suponer un freno en la "renovación" que cree que necesita el partido, considera una ventaja por la experiencia acumulada durante todo este tiempo.

Franco presume de haber defendido siempre sus ideas en el partido y de haber sido leal a sus superiores, estando o no de acuerdo con ellos.

Una lealtad evidente en el caso de Pedro Sánchez, al que defendió tras el convulso Comité Federal del pasado 1 de octubre que acabó con la dimisión de éste como secretario general, cargo que recuperó recientemente al ganar en primarias a Susana Díaz y Patxi López.

Franco tampoco no oculta su admiración por el portavoz socialista en la Asamblea, Ángel Gabilondo, que cree que sería un magnifico candidato" para las elecciones autonómicas de 2017 "por su valía intelectual y política".

Su cercanía con Pedro Sánchez fue objeto de crítica por parte de uno de sus rivales en las primarias del PSOE-M, Eusebio González Jabonero, que llegó a reprochar a Franco que con su candidatura el "guión" de las primarias ya estaba "escrito".

Pese a ello, el nuevo líder de los socialistas madrileños es una figura querida y respetada en el partido.

Dialogante y cercano, sus intervenciones en la Asamblea como portavoz adjunto de la oposición son críticas contundentes pero respetuosas.

Casado y con una hija de 25 años, Franco se siente muy madrileño pero no olvida sus raíces gallegas y viaja al menos tres veces al año a su tierra natal, uno de los pocos lugares donde logra desconectar.

En su tiempo libre disfruta de la lectura, los paseos, el cine (las películas que más le han marcado han sido 'Novecento' y las dos primeras entregas de 'El padrino') y el deporte.

De joven, en Galicia, jugó durante varios años al balonmano y ahora acude cuando puede al estadio de Santiago Bernabéu para ver de cerca a su equipo de fútbol, el Real Madrid, del que es socio.

Los fines de semana también saca ratos para estudiar, ya que está a punto de terminar el grado en Ciencias Políticas, a falta de dos asignaturas.

Su apellido llama la atención en un socialista convencido como él, pero es un asunto que se toma con sentido del humor.

"Que haya habido un dictador con este mismo apellido no quiere decir que no sea un apellido incluso bonito, al margen del tema histórico y de compartirlo con un personaje lamentable en la historia de España", dice.