Comienza la operación asfalto 2012, menos intensiva que otros años

madrid

| 03.09.2012 - 07:41 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La trigésimo primera campaña consecutiva de renovación y reparación de calzadas que lleva a cabo el Ayuntamiento de Madrid, antes llamada Operación Asfalto y ahora Madrid Pavimenta Madrid, comenzará el próximo lunes para actuar en septiembre sobre 24 calles con una superficie de 104.954 metros cuadrados. El Ayuntamiento de Madrid admite que la operación de este año no es tan intensiva como las de años anteriores, y en comparación con la de 2010 son la mitad de calles y un 40 % menos de superficie.

De todas formas, es similar a la del año pasado, en la que se asfaltaron 94.659 metros cuadrados, un 10 % menos que este verano, de 37 calles, un 54 % más que ahora. El presupuesto para este año asciende a 1.429.655,45 euros, prácticamente lo mismo que en 2011, ha n indicado a Efe fuentes municipales.

El Ayuntamiento de Madrid tenía previsto iniciar los trabajos en agosto, como todos los años, pero se encontró con un imponderable que le ha obligado a aplazar hasta ahora las obras: el cambio del tipo de IVA del 18 al 21 % decido por el Gobierno, que afecta a los contratos municipales. El consistorio había preparado los contratos con un IVA al 18 % y ha debido reiniciar toda la tramitación burocrática porque, después de que el Gobierno acordara la subida fiscal, las facturas le hubieran llegado en setiembre con un tipo del 21 %.

Una vez resuelto el problema, todo está listo para empezar el lunes por los laterales del paseo del Prado.

Luego vendrán las calles de Fernando VI San Bernardo entre Gran Vía y Antonio Grilo; Juan Duque; San isidoro de Sevilla entre Olmos y Toledo; General Ampudia; Modesto Lafuente de José Abascal a General Martínez campos; General Pardiñas de Alcalá a Juan Bravo; Conde de Serrallo entre Delfín y Simancas; Lope de Haro; avenida de la Osa Mayor desde Pozuelo a Corona Boreal; y la avenida de Betanzos de Monforte de Lemos a Melchor Fernández Almagro.

En la lista están también Castrogeriz; Cristo de la Victoria de Rafaela Ibarra a San Basilio; Gilena; Los Yebenes entre Illescas y Camarena; Martínez de la Riva de Arroyo del Olivar a Siera Carbonera; Peña Ambote entre las calles de Monte Aya y Fuentidueña; Villajimena entre los números 1 a 9 y 13 a 43; Arroyo Fontarron entre Conde de Covatillas y el 169 en ambos sentidos; San Severo; y Hermanos G.Noblejas de Julián Camarillo a Emilio Muñoz y entre Pepe Isbert y Villaescusa

También las plazas de la República Argentina, Ágata y Pilar Miró. Esta operación es necesaria para mejorar las condiciones de rodadura y disminuir las emisiones sonoras y la reducción del nivel de óxidos de nitrógeno en la atmósfera, al tiempo que se corrige la degradación funcional de los pavimentos.

Esta se produce por varios motivos: entre ellos la intensidad creciente del tráfico que soportan, las diferencias extremas de temperatura que se registran entre invierno y verano, al efecto del agua sobre los materiales y las continuas intervenciones de levantado y reposición de pavimentos motivadas por la necesidad de renovar o reparar servicios instalados en el subsuelo.

En algunas calles se aplicará una mezcla bituminosa especial que permite mejorar la adherencia neumático-pavimento a velocidades elevadas y reducir el nivel sonoro de la circulación. En otras, con objeto de ampliar el conocimiento sobre los tratamientos de pavimentación sostenible para la descontaminación del aire, se van a ejecutar varios tramos experimentales utilizando diferentes técnicas y productos fotocatalíticos para la reducción de los niveles de dióxidos de nitrógeno (NOx) del aire.

Como en todas las actuaciones municipales, con anterioridad a los trabajos de asfaltado, las compañías de servicios que lo requieran podrán renovar sus instalaciones en las calles a repavimentar, dado que, una vez finalizadas las obras, los pavimentos entran en un periodo de protección de cuatro años en aplicación de las ordenanzas municipales, durante el cual no se podrán realizar obras (salvo reparaciones de averías o suministros a particulares solicitados a posteriori).

Una vez finalizados todos los trabajos se procederá a la restitución de la señalización horizontal, mediante la aplicación en dos fases, una provisional y otra definitiva, de pinturas especiales para marcas viales.