Comienza el juicio del belga acusado de matar a una turista danesa en Madrid

madrid

| 27.06.2016 - 07:45 h
REDACCIÓN
Más sobre: juicioSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Fiscalía pide en sus conclusiones provisionales 28 años de prisión para el belga Dave V. por matar el 13 de junio de 2014 a una joven turista danesa cuando dormía en un apartamento de Madrid que la víctima había alquilado en la empresa en la que trabajaba el acusado cuyo juicio comienza hoy.

La Audiencia Provincial de Madrid ha señalado para hoy la vista por esta causa, que se celebrará con jurado y en la que el acusado se enfrenta a dicha petición de pena por los delitos de asesinato e incendio, informa el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad madrileña.

Según se recoge en el informe de calificación del fiscal, en hora no determinada de la fecha referida Dave V. salió de su domicilio y se dirigió al apartamento turístico con un juego de llaves que poseía dado que trabajaba como empleado en la empresa que se dedicaba a gestionar su alquiler.

Añade que una vez en el interior se dirigió al dormitorio, en el que se encontraba durmiendo la joven, y "con intención de matarla la golpeó en la cara y en el cráneo y la rodeó el cuello con un cable de ordenador con la que la asfixió".

El fiscal relata que el acusado se aseguró en todo momento de que su víctima estuviera dormida para evitar cualquier oposición. Agrega que además con la intención de ocultar lo ocurrido se dirigió a la cocina de la vivienda, se apoderó de una botella de aceite que roció sobre el cadáver y le prendió fuego.

Además, cerró la puerta y la ventana del dormitorio para asegurarse que el incendio fuera lo suficientemente virulento como para carbonizar completamente el cuerpo con el fin de borrar las huellas.

EL ACUSADO RECONOCE LOS HECHOS

Dave V. ha reconocido los hechos en el juicio en el que se enfrenta a una petición de la Fiscalía de 28 años de prisión, y ha explicado que utilizó un cable para asfixiarla y que después prendió fuego al cadáver.

El acusado, de 35 años y de nacionalidad belga, ha manifestado ante el jurado popular que le juzga desde hoy en la Audiencia Provincial de Madrid que ese día había ingerido grandes cantidades de cocaína y de alcohol y que no sabe "por qué" lo hizo.

Según el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Público -que solicita 16 años de prisión por un delito de asesinato y 12 por un delito de incendio- el acusado el día de los hechos se trasladó al apartamento turístico donde se alojaba la joven, del cual tenía una copia de las llaves porque trabajaba para la empresa encargada de la gestión del alquiler.

Sin embargo, Dave ha relatado hoy que no trabajaba para esa empresa sino que era autónomo y solo "ayudaba" de vez en cuando y ha asegurado que no recuerda como entró aquella noche al apartamento, situado en la calle Barcelona de Madrid.

Lo que sí ha manifestado es que recuerda cómo cogió un cable y, sin saber por qué, tras un forcejeo en el dormitorio de la joven, la estranguló hasta matarla.

Por contra, el fiscal asegura en su escrito que no existió ningún forcejeo, sino que la víctima estuvo en todo momento dormida y éste se aprovechó de esta circunstancia para "evitar cualquier oposición" y le golpeó "en la cara y en el cráneo".

El procesado también ha reconocido que recuerda que después se trasladó a la cocina del apartamento y cogió una botella de aceite con la que roció el cadáver para después prenderle fuego con unas cerillas.

"No tengo ni idea de por qué lo hice, no sé por qué cogí el aceite, las cerillas, no sé por qué entré en esa casa, no lo sé", ha alegado el acusado. "Siento rabia", ha añadido.

CONFIESA HABER ASFIXIADO A OTRA JOVEN

Además, el procesado ha contado a la sala que un año antes de los hechos, cuando vivía en Gerona, pasó una noche con una chica y que a la mañana siguiente se la encontró muerta.

"No sabía que hacer y hablé con un amigo y decidimos esconder el cuerpo", ha explicado, "desde entonces para olvidar lo ocurrido consumía muchísimas drogas y alcohol".

Se refiere al caso de una vecina de esta ciudad catalana a quien el acusado confesó haber también asfixiado y descuartizado en ocho trozos que depositó en bolsas de basura. Este caso se encuentra aun en fase de instrucción y fue el propio procesado el que admitió este otro crimen en su declaración judicial en Madrid.

El acusado fue detenido el 19 de junio de 2014 y se encuentra desde entonces en prisión provisional. "Me alegré cuando me detuvieron", ha sostenido. "Me arrepiento todos los días de mi vida de lo que ocurrió", ha apostillado