Iglesias busca atraer a Sánchez para llevar a Cataluña un referéndum pactado

Colau advierte a Rajoy que si busca "arrasar" Cataluña, los demás dialogarán

Cientos de manifestantes intentan entrar en el acto de Podemos en Zaragoza

nacional

| 24.09.2017 - 10:26 h
REDACCIÓN

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, cree que el Gobierno de Mariano Rajoy es incapaz de encontrar una solución al problema de Cataluña por su "espiral represiva" y su ADN "autoritario", así que ha clamado por un referéndum pactado en el que participe el PSOE, para lo cual debe escapar de "la trampa" del PP.

La tensión ha rodeado la asamblea extraordinaria que el grupo confederal de Unidos Podemos ha celebrado en Zaragoza gracias a la mediación del alcalde, Pedro Santisteve, a favor de facilitar espacios de debate sobre la situación de Cataluña, en donde dentro de siete días se vivirá un episodio histórico, haya referéndum o no.

Tensión que se ha vivido dentro por la "excepcionalidad" en la que se encuentran España y Cataluña, por "la represión" del Gobierno y por las formas de afrontar la tesitura en el PP, proclive a "forzar el Código Penal", en palabras de Pablo Iglesias.

E inquietud que se ha vivido fuera por la presencia creciente de manifestantes radicales que, con banderas de España y con gritos por unidad de España y contra el acto de Podemos, han llegado a poner en cuestión la seguridad de la asamblea.

De hecho, la presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, de la formación de Iglesias, ha recibido un botellazo de agua que, aunque no le ha causado lesiones, sí ha motivado que denuncie los hechos.

Barba había salido a las inmediaciones del recinto Siglo XXI, de titularidad municipal (periferia de Zaragoza), para pedir al responsable del operativo policial un refuerzo del efectivo; en ese momento, alguien de entre los más de 200-300 manifestantes radicales apostados en la puerta, le ha lanzado una botella llena, que ha golpeado su pecho.

Al final del evento, seis horas después, casi toda la concurrencia a la asamblea, unas 400 personas, según la organización, han tenido que salir juntos para evitar males mayores, como al final ha sucedido. Iglesias y la dirección lo ha hecho media hora después sin incidentes de ningún tipo.

En lo que se refiere al evento en sí, al que han asistido diputados nacionales, parlamentarios autonómicos, alcaldes y concejales de la formación procedentes de todas las autonomías, dos elementos han sobresalido como hilo conductor.

Por un lado, la crítica al PP, especialmente contundente en Xavier Domènech, de En Comú Podem, y por otro, la apuesta por un referéndum pactado, por que hable la ciudadanía de Cataluña en una consulta acordada y con garantías.

Esta solución encarna la democracia, en opinión de Iglesias, y por ello, ha afirmado que el comienzo del camino de salida comenzará con "enviar al PP y a Ciudadanos a la oposición".

Sin alusiones a mociones de censura, el líder de Unidos Podemos en el Congreso ha apelado a la implicación del "compañero Sánchez", por lo que le ha urgido a "no caer en la trampa de un frente con el PP" y a sumarse al "campo de la democracia".

Frente al "partido de la corrupción y del autoritarismo", el PP, Iglesias ha conminado tanto al PSOE como al resto de fuerzas del espectro parlamentario, al que une precisamente esa apuesta por el diálogo y la negociación, a detener las medidas del Gobierno de Rajoy.

De hecho, ha contrapuesto la "ruta del PP", que es la de la "destrucción de la democracia y de España como proyecto colectivo", con el proyecto de Podemos, a favor de la democracia, pues "nunca que hable el pueblo debería molestar a un gobernante".

COLAU ADVIERTE A RAJOY QUE SI BUSCA "ARRASAR" CATALUÑA, LOS DEMÁS DIALOGARÁN

En la misma dialéctica se ha expresado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la más madrugadora, la primera en intervenir en un acto durante el que aproximadamente unos 40 cargos de esta formación han tomado la palabra.

Ha tenido que regresar a Barcelona por las fiestas de La Mercè, pero mientras permaneció en Zaragoza, apenas una hora, ha tenido tiempo para advertir a Rajoy de que si su proyecto consiste en "arrasar" Cataluña, las demás fuerzas políticas construirán una alternativa en la que incluso cabe el desalojo del PP de La Moncloa. Pero tampoco Colau se ha referido a la moción de censura.

Otros alcaldes han pedido una solución basada en el diálogo, como los de Santiago de Compostela o A Coruña, y hasta el de Zaragoza, Pedro Santisteve, anfitrión del evento. Todos ellos han pedido poner fin a las "políticas represivas" del PP.

Fuerzas nacionalistas como la vasca PNV o la navarra Geroa Bai, independentistas como PDeCAT y ERC; las confluencias de Unidos Podemos en Galicia o Baleares, y representantes de IU con Alberto Garzón al frente, no se han apartado del mensaje.

A pesar de su apoyo al acto, Esquerra ha considerado que el manifiesto leído como colofón del evento "llega tarde".

Un manifiesto, breve en extensión, que exige el fin de los registros y de las detenciones y recalca el compromiso por el diálogo, encaminado a pactar con el Estado un referéndum.