Clases de torrijas ayudan a niños tutelados a fomentar su afición a la cocina

madrid

| 31.03.2012 - 15:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Un grupo de niños tutelados por la Comunidad de Madrid, de 9 y 10 años, han participado hoy en una clase magistral culinaria en la que han dedicado la mañana a hacer torrijas como forma de romper su rutina diaria y fomentar la cocina como afición o incluso profesión futura.

El consejero de Asuntos Sociales, Salvador Victoria, ha participado en este taller dirigido por el cocinero Juan Pozuelo, con el que la Comunidad pretende fomentar la cultura gastronómica española entre los más jóvenes.

"Con iniciativas como ésta el Gobierno regional quiere, además de inculcar desde muy jóvenes el interés por la cocina y la educación culinaria, aprovechar para realizar actividades educativas y de ocio con aquellos menores que, por circunstancias, tienen que pasar estas vacaciones de Semana Santa en las residencias infantiles y juveniles de la Comunidad", ha explicado el consejero.

Durante la actividad, desarrollada en la Residencia infantil Vallehermoso, tanto Victoria como los menores han conocido los secretos sobre la mejor forma de hacer torrijas, y ellos mismos han podido realizar su propio plato, que han terminado degustando.

"Queremos descubrirles la cocina como una afición o incluso como una futura profesión, acercarles la cultura y la tradición españolas e incluso transmitirles la importancia que tiene la formación y el trabajo bien hecho", ha señalado Victoria.

En la Comunidad de Madrid existen en la actualidad alrededor de 4.600 menores con alguna medida de protección por parte del Gobierno regional.

De ellos, el 62% viven en situación de acogimiento, ya sea con familia extensa (tíos, abuelos, etc) o ajena (familias de acogida previamente seleccionadas y formadas para hacerse cargo de ellos, bien de forma temporal o permanente), cifra que sitúa a Madrid a la cabeza en número de acogimientos en España.

Para los chavales que, por determinadas circunstancias, no pueden ser acogidos, la Administración regional cuenta con una red de residencias públicas formada por 94 centros de distinto tipo, que ofrecen más de 1.600 plazas.