Cifuentes rechaza una nueva ley electoral que propicie más fragmentación política

La presidenta de la Comunidad cree que "los partidos moderados tienen que frenar el populismo"

Defiende una segunda transición en que la política incorpore empatía y servicio a los ciudadanos

Cree que en la formación de Gobierno "las personas no pueden ser una línea roja"

madrid

| 11.07.2016 - 17:20 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha rechazado hoy la posibilidad de aprobar una nueva ley electoral que "propicie una fragmentación política más que la actual" porque haría más "ingobernable el país".

La presidenta regional ha recordado que en países como Italia han tenido que rechazar la reforma electoral ya que se produce más "inestabilidad política".

"Ya tuvimos experiencia cuando se aplican sistemas proporcionales puros que dan más cabida, el resultado se ha traducido en inestabilidad política", ha añadido.

Cifuentes ha realizado estas declaraciones ante los medios tras participar en la conferencia "Un tiempo nuevo: el reto del consenso", en el curso "La reforma constitucional española: comunicación y ciudadanía" de los cursos de verano de la Universidad Complutense en El Escorial.

"Un tiempo nuevo, una segunda transición con mayoría suficiente en el que la política tiene que incorporar la empatía y estar al servicio de los ciudadanos y querer hacer mejor las cosas juntas", ha valorado Cifuentes sobre la situación actual.

Al hilo de esto, la presidenta autonómica ha subrayado que en el nuevo tiempo político "los partidos moderados tienen que frenar el populismo".

LA CARTA MAGNA COMO PUNTO DE ENCUENTRO

"La sociedad española está demostrando el mismo comportamiento que desde la transición política, una apuesta por las políticas moderadas", ha insistido. Asimismo, Cifuentes ha explicado que una reforma constitucional "no es la solución de todos los problemas" ya que la Carta Magna es el "punto de encuentro natural" de todos los españoles.

"Es indudable que se puede reformar pero si la abordamos tiene que ser una reforma para todos y tanto si empieza como resultado de un acuerdo como en todos los casos se tiene que mantener la necesidad de equilibrio", ha valorado.

LAS PERSONAS NO SON UNA "LÍNEA ROJA"

La presidenta regional Cristina Cifuentes ha saludado al ex líder socialista Alfonso Guerra, quien poco después charlaba con el exsecretario general Alfredo Pérez Rubalcaba. En esos pasillos se ha hablado de la posible investidura de Mariano Rajoy. Rubalcaba se ha remitido en todo momento a lo acordado en el Comité Federal, es decir, el no a Rajoy al que acusa de no trabajar en la formación de gobierno. Cifuentes ha pedido a los socialistas 'grandeza de miras'; y dice que espera contar con el apoyo de Ciudadanos, porque sería 'grotesco' ha asegurado, que hubiera unas terceras elecciones.

A la salida de los cursos de verano de El Escorial, Cristina Cifuentes ha recordado que Ciudadanos "siempre" dijo que lo importante a la hora de conformar Gobierno en España no eran las personas ni los sillones y ha indicado que espera que Ciudadanos "sea capaz de buscar lo importante, que es la formación de Gobierno".

Cifuentes ha añadido que "ya ha pasado el tiempo de los vetos, de las líneas rojas", y que le gustaría "que dejen esos vetos de lado porque lo que son importantes son los proyectos".

"Las personas no pueden ser una línea roja para formar Gobierno y menos aún cuando el líder del PP ha sido el candidato más votado de una manera además yo creo que muy notable en estas últimas elecciones", ha puntualizado.

La presidenta regional ha afirmado que son más las cosas que unen a PP y C's de las que les separan. "Creo que C's ha sido un partido con un apoyo electoral limitado y muy inferior al del PP y que además ha disminuido todavía más con respecto a noviembre, por lo que no debe imponer qué personas han de conformar Gobierno", ha puntualizado Cifuentes.

Para la presidenta de la Comunidad de Madrid "esto --la conformación de Gobierno-- no puede ser un baile de nombres o de sillones, ni puede ser que el Gobierno de España se conforme según los nombres que le caigan bien o no al partido de Ciudadanos". "Creo que hay que respetar lo que la mayoría de españoles han querido, que es un Gobierno del PP a la cabeza", ha aseverrado.

LA RESPONSABILIDAD DEL PSOE

Cifuentes también se ha dirigido al PSOE para plantearle "si realmente va a asumir la responsabilidad de acudir a las terceras elecciones, o si las abstenciones de algunos de sus miembros van a permitir que haya un Gobierno lo antes posible, que realmente es lo que necesitamos, un Gobierno que acometa reformas".

"Esto es un debate que tiene que ser el propio PSOE quien diga qué va a hacer; yo les pido que tengan grandeza de miras, que piensen qué pueden hacer", ha indicado, para a continuación señalar que "España necesita un Gobierno estable; es verdad que va a haber que sentarse para llegar a grandes cuestiones de Estado, porque el Gobierno saldrá en minoría y será necesario llegar a esos acuerdos".

DIMISIÓN DE ORTÍZ

Sobre la dimisión de diputado regional Daniel Ortiz, Cifuentes ha asegurado que lo hizo en cumplimiento del Código Ético que los diputados madrileños adquirieron "de forma voluntaria" y no porque "otro partido haya exigido nada".

A añadido que la dimisión ha llegado porque "en este caso si se producía una investigación formal en relación con un caso de corrupción y ahora hay que nombrar una gestora para que continúe pilotando el futuro del PP en Móstoles".

Respecto al código ético del PP de Madrid, ha señalado que "la regeneración es cosa de todos" y que "los españoles piden a todos una regeneración de la vida pública y de la política, y cree que es algo que se tiene que asumir "de manera permanente".