Cifuentes apela al espíritu del 2 de Mayo para instar pactos por el bien de España

Evoca un espíritu de "unidad para afrontar las dificultades"

Andradas (UCM) celebra la medalla al legado transformador de la universidad

Medallas de plata para Arturo Pérez-Reverte y Álex de la Iglesia

Pérez-Reverte recuerda a los jóvenes exilados al recibir la medalla de Madrid

Gran Cruz para el doctor Rafael Matesanz, fundador de la Organización Nacional de Trasplantes

madrid

| 02.05.2016 - 11:24 h
REDACCIÓN

Cristina Cifuentes ha apelado al espíritu del Dos de Mayo para instar a los partidos a llegar a pactos que respeten las mayorías salidas en las urnas y donde primen los intereses colectivos y la lealtad con los ciudadanos, referentes que deben estar presentes "sea cual fuere el resultado" del 26 de junio. La convocatoria, mañana, de las nuevas elecciones generales ha estado muy presente en el primer discurso Cifuentes como presidenta de la Comunidad de Madrid con motivo de los actos de conmemoración del Dos de Mayo.

Una festividad que evoca un espíritu de "unidad para afrontar las dificultades" que hay que "trasladar al ADN de la vida política". "No podemos esperar que las urnas resuelvan por sí solas la incapacidad de los partidos para llegar a acuerdos que, superando los vetos, hagan posible la gobernabilidad de España".

"Si conseguimos hacer nuestro el espíritu del Dos de Mayo, si conseguimos estar a la altura del pueblo al que representamos y asumir su diversidad, juntos, hoy, como ocurriera en 1808, podremos hacer frente a cualquier reto", ha afirmado.

Como ejemplo ha citado el Gobierno en minoría del PP en la Comunidad de Madrid, "basado en la búsqueda de consenso y diálogo y en el impulso de la regeneración", aunque para llegar a ello "se requiere, por parte de todos, auténtica voluntad de llegar a lo que sin duda constituye la esencia del gobierno, que es el pacto". "Y se requiere, también, respeto a las mayorías salidas de las urnas, primacía de los intereses colectivos sobre los personales, y lealtad con las instituciones, los ciudadanos y la Constitución. Son referentes que no podemos olvidar y debemos tener presentes, sea cual fuere el resultado de las elecciones del 26 de junio", ha añadido.

La presidenta madrileña ha insistido en que hablar del Dos de Mayo de 1808 es "hablar de patria, de nación, de unidad, de libertad, de héroes", pero también "de sacrificio y generosidad, por encima de todo".

"Los madrileños hicieron que el Dos de Mayo España fuera más España, y reafirmaron lo que nos une, por encima de lo que nos separa. Porque primero fue Madrid, pero luego fue toda España con un solo grito, una sola meta, un solo fin colectivo, que no era otro que seguir siendo la gran nación que somos", ha añadido.

Un espíritu idéntico al que hizo posible "la transición pacífica de la dictadura a la democracia, que permitió elaborar nuestra Constitución desde el consenso, y que facilitó la existencia de grandes pactos políticos y económicos en los momentos más críticos de nuestra historia reciente".

"Todos y cada uno de estos logros colectivos fueron posibles porque fuimos capaces de pensar más en el futuro que en el pasado; más en el interés general que en el particular; más en las necesidades comunes que en las individuales", ha añadido.

Más de dos siglos después, en 2016, Cifuentes ha señalado que el ejemplo de Madrid puede ser el que marque la senda al resto de España, con un Gobierno en minoría apoyado en pactos y con el consenso y el diálogo como herramientas diarias que permitan impulsar la creación de empleo o garantizar servicios públicos de calidad.

Una nueva forma de gobernar para la que se requiere "por parte de todos auténtica voluntad de llegar a lo que sin duda constituye la esencia del gobierno, que es el pacto". "Si conseguimos hacer nuestro el espíritu del Dos de Mayo, si conseguimos estar a la altura del pueblo al que representamos y asumir su diversidad, juntos, hoy, como ocurriera en 1808, podremos hacer frente a cualquier reto. Debe ser nuestra meta, es nuestra obligación", ha concluido.

LOS PREMIADOS

El rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y presidente de la Conferencia de rectores de las universidades de Madrid (Cruma), Carlos Andradas, ha celebrado hoy que la Medalla de Oro autonómica haya reconocido el labor de transformación social de las universidades.Andradas y los otros cinco rectores de las universidades públicas madrileñas han recibido durante los actos oficiales con motivo de la conmemoración del Dos de Mayo el máximo reconocimiento de la Comunidad de Madrid como muestra del apoyo expreso del Gobierno a las universidades públicas y en reconocimiento de su trabajo y profesionalidad.

Constituida en el año 2003, la Cruma está integrada por los rectores de las universidades públicas madrileñas: Alcalá de Henares, Autónoma, Carlos III, Complutense, Rey Juan Carlos y Politécnica de Madrid.

En su discurso, Andradas ha recalcado que la universidad ha situado a España entre los líderes en investigación y ha celebrado el "nuevo marco de relación" entre las universidades y el "cambio de paradigma" en la relación con el Gobierno regional. Además, ha considerado que esa medalla supone una "apuesta de futuro", antes de apostar por invertir en un sistema donde cada euro invertido "es recuperado con creces en términos económicos.

En el acto, Cifuentes ha condecorado con las medallas de plata al escritor Arturo Pérez-Reverte, por el lugar destacado de Madrid en su "extensa producción literaria"; y al director y productor de cine Álex de la Iglesia, por su "dilatadísima trayectoria" y "singulares imágenes" ligadas a la ciudad.En una breve alocución, Reverte ha recordado a los jóvenes "exiliados" y "ninguneados" que deben abandonar España para buscarse el futuro y ha señalado que el Dos de Mayo, en alusión al levantamiento de los madrileños contra las tropas napoleónicas, es "una de las pocas fechas en las que es posible no avergonzarse de ser español".

La presidenta autonómica ha entregado también las condecoraciones de la Orden del Dos de Mayo en sus tres categorías: gran cruz, encomienda de número y cruz.

La Gran Cruz ha recaído en el doctor Rafael Matesanz, profesional vinculado al Ramón y Cajal y fundador de la Organización Nacional de Trasplantes y "artífice" del modelo de donación que ha situado a España como líder mundial en este ámbito. La condecoración reconoce en su persona la importancia de la sanidad pública, su capacidad de gestión en el ámbito sanitario y la excelencia profesional.

Matesanz ha recordado a los miles de trabajadores del sistema de salud y ha alabado un sistema en el que "no hay fronteras" y que ha hecho de los españoles los ciudadanos del mundo con mas posibilidad de conseguir un trasplante. También ha rememorado la etapa de creación del sistema junto a un pequeño grupo de enfermeras y el más de medio millón de trasplantes realizados en España.

Las encomiendas de número han valorado la trayectoria del fotoperiodista Raúl Cancio, retratista de la "historia reciente" de Madrid en cabeceras como Pueblo, El País o El Imparcial y fundador de la Asociación nacional de informadores gráficos.

La segunda encomienda de número es para el Servicio de Emergencia y Respuesta Inmediata de la Comunidad de Madrid (Ericam), que desde hace más de una década trabaja en acciones de intervención inmediata en lugares donde ha ocurrido una catástrofe y es el único servicio de emergencia homologado por el Estado para prestar este servicio fuera de España. Precisamente un equipo de la Ericam regresó el pasado sábado a Madrid tras diez días de trabajo en Ecuador en zonas afectadas por el terremoto.

En cuanto a las cruces, la Asociación de Belenistas de Madrid ha sido seleccionada por su trabajo para proteger la tradición del belén "no sólo como algo religioso, sino popular".

La segunda cruz es para la Asociación para la prevención y reinserción social y atención a la mujer prostituida (APRAMP) por su trabajo de 25 años en favor de las mujeres víctimas de explotación sexual y trata.