Cesan al jefe de Policía de Villaviciosa al que pillaron ebrio conduciendo

Manuel García Molina

madrid

| 22.07.2014 - 14:20 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El alcalde de Villaviciosa de Odón, José Jover, ha hecho efectivo el cese del jefe de Policía Local de esta localidad madrileña, Manuel García Molina, al que pillaron ebrio tras sufrir un accidente de tráfico el pasado 14 de junio. Jover ya anunció el pasado fin de semana que cesaría de inmediato al jefe de Policía una vez tuviera todas las pruebas e informes oficiales del atestado del accidente de tráfico en el que se vio involucrado el agente.

En un comunicado, el alcalde de Villaviciosa de Odón asegura que ha adoptado esta decisión por los motivos acaecidos en el siniestro de tráfico en el que se vio involucrado el trabajador municipal.

Tras el accidente de circulación, el hasta ahora jefe de Policía fue sometido a un control de alcoholemia que dio como resultado "una tasa positiva de 0,37%", lo que llevó al alcalde a señalar que, de confirmarse esa "negligencia", le cesaría de inmediato.

Y es que, tal y como avanzó el pasado fin de semana, no le temblaría el pulso si se confirmara el suceso, toda vez que entendía que "el trabajo del máximo responsable de la seguridad municipal no es compatible con este tipo de acciones".

Este suceso llevó también a los grupos de la oposición en el Ayuntamiento, UPyD e IU, y a asociaciones como la Estatal de Víctimas de Accidentes (DIA) a pedir su inmediata destitución o renuncia del jefe de la Policía Local de Villaviciosa de Odón.

En un comunicado, DIA calificaba de "intolerable" que la persona que debe hacer cumplir la ley y velar por la seguridad de los ciudadanos "decida ponerles en peligro en su tiempo libre". Para la asociación, esta grave "irresponsabilidad" cometida por otro cargo público no podía quedar saldada con solo una multa de 600 euros y la pérdida de cuatro puntos en el carné.