Cerrada la calle Mayor de Madrid para evitar las manifestaciones frente a la Casa de la Villa

madrid

| 11.06.2011 - 11:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Agentes de la Policía Nacional y de la Policía Municipal de Madrid han cerrado este sábado la calle Mayor entre la plaza de San Miguel y la calle de Bailén para evitar que las dos manifestaciones que estaban convocadas frente a la Casa de la Villa, donde a partir de las 11 horas se celebrará el Pleno de constitución de la nueva Corporación, se pudieran celebrar.

Hasta una decena de 'lecheras' de la Policía Nacional y varias docenas de agentes custodian así la calle Mayor, pidiendo a todo el que quiere acceder a ese tramo de la vía (incluyendo vecinos) pasar por allí si no está acreditado para poder entrar en la Casa de la Villa.

Y es que para esta mañana están convocadas dos manifestaciones: una de la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo, que quiere reivindicar la desaparición de símbolos de la Dictadura de las calles de la capital, y otra del movimiento 15M, que quería aprovechar el acto de esta mañana para celebrar una cacerolada.

Una barricada de la policía impide llegar a los "indignados" al Ayuntamiento

Una barricada montada por la Policía Nacional en la calle Mayor impide a los "indignados" del movimiento 15-M llegar hasta la sede del Ayuntamiento de Madrid en la plaza de la Villa.

Los "indignados" pretenden concentrarse ante el Ayuntamiento durante la constitución de la corporación municipal elegida en las municipales del pasado 22 de mayo y la reelección de Alberto Ruiz-Gallardón como alcalde de la capital.

La policía vigila también el acceso a la calle Mayor desde Bailén y el resto de las calles adyacentes, aunque con un dispositivo menor.

De hecho, a las 10.30 horas los primeros 'indignados' intentaban ya acercarse hasta la plaza de la Villa y, ante el cierre policial, comentaban que "esto es peor que con Franco" porque "al menos él no era tan hipócrita".