Centenares de ovejas recorren Madrid en la Fiesta de la Trashumancia

Carmena plantea establecer el camino de la Trashumancia como "un paseo habitual"

Los pastores renuevan el derecho al uso de las vías pecuarias que atraviesan la capital

madrid

| 23.10.2016 - 13:02 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha asegurado este domingo que el Ayuntamiento está estudiando la posibilidad de establecer el camino de la Trashumancia como "un paseo habitual" de la capital.

Así lo ha asegurado Carmena ante los medios de comunicación con motivo de la celebración de la Fiesta de la Trashumancia, en la que más de 2.000 ovejas han recorrido Madrid desde la Casa de Campo hasta el Palacio de Cibeles.

"Creo que es un tradición preciosa, y pensar que hay una manera de ir andando desde Cantabria a Extremadura es algo precioso, que debemos ser conscientes de las riquezas que tiene nuestra ciudad y nuestro país, y tenemos que disfrutarlas y hacer que otros lo disfruten2, ha explicado Manuela Carmena.

La alcaldesa de Madrid ha resaltado que la medida puede ser "importante" para el turismo como reclamo. "Hay que estudiarlo, ya sabéis que hemos decidido que haya un rebaño de ovejas en la Casa de Campo de manera permanente y seguimos haciendo actividades en ese sentido, de renaturalizar la ciudad", ha precisado.

Respecto a las peticiones de los ganaderos para que se fomente el consumo de la carne de cordero, Carmena ha asegurado que "el Ayuntamiento tiene un número muy importante de mercados", y ha animado a los ciudadanos a acudir allí.

"Hay carnicerías que tienen un buen cordero, y nos parece bien que se sepa y que se consuma. Esa es la preciosidad, el encuentro entre naturaleza e innovación. Es el furturo.

La Fiesta de la Trashumancia la inició la citada asociación en 1994, para contribuir a que las Cortes Generales aprobaran la nueva Ley de Vías Pecuarias, promulgada finalmente el 23 de marzo de 1995.

El texto reconoció las cañadas, cordeles y veredas como bienes de dominio público, inalienables, imprescriptibles e inembargables, con 125.000 kilómetros de longitud y 420.000 hectáreas de superficie, un patrimonio único en el mundo, según el colectivo de trashumantes.