Casi un millón de madrileños visitan estos días los cementerios madrileños

Del total de defunciones registradas en la región, más de un tercio han sido cremaciones

El cementerio de la Almudena abrirá estos días su horario habitual de 8 a 19 horas

Bajo sus nichos descansan más de 4 millones de almas

madrid

| 31.10.2013 - 19:22 h
REDACCIÓN

Alrededor de millón de personas visitarán estos días los 22 cementerios madrileños para recordar a sus seres queridos con motivo del Día de Todos los Santos y el Día de Todos los Difuntos, que se celebran, respectivamente, mañana y el miércoles.

Este año, debido a que la festividad cae en viernes, las visitas se han espaciado más, ya que algunos los han adelantado al fin de semana pasado porque se han cogido el puente, aunque otros muchos lo harán este fin de semana.

La asistencia a los cementerios ya ha sido importante estos días y el fin de semana pasado, pero aumentará mañana el Día de Todos los Santos, con una máxima concentración entre las 10.30 y las 13 horas, según informan fuentes de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios de Madrid (EMSF).

El cementerio de la Almudena abrirá estos días su horario habitual de 8 a 19 horas. Ante la previsión de posibles atascos a las entradas, se recomienda utilizar los autobuses municipales, que han reforzado su servicio.

Los camposanto más poblados será precisamente el de La Almudena, que cuenta con 120 hectáreas, y en el que se esperan medio millón de visitas.

El histórico camposanto de La Almudena tiene 125 años, 280.000 unidades de enterramiento y bajo sus nichos descansan más de 4 millones de almas. Después se sitúa el Tanatorio Sur de Carabanchel, con 87 hectáreas. A gran distancia se sitúa el de Fuencarral, con 10 hectáreas de suelo dedicado a los nichos.

UNA CIUDAD DENTRO DE LA CIUDAD

Ciudad dentro de la ciudad, morada de famosos. La muerte los une en la Almudena. Toreros como el Yiyo junto a alcaldes como Tierno Galván.

Curioso pensar en la proximidad final de quienes tanto separó la vida. Los caídos de la Division Azul, con Pablo Iglesias, la Pasionaria y la Legión Condor cerca de Nicolás Salmerón que dejo el gobierno por no firmar una pena de muerte.

Caminamos por la sacramental de San Justo, otro de los bellos ejemplos de cementerios en Madrid para toparnos con el pabellón de escritores. Larra y Espronceda reposan aquí. Nuñez de Arce junto a Rosales en uno de los escasos monumentos que responden al ideal romantico de recordar a los muertos.

Porque, ¿qué ha sido de nuestrs genios?. Algo le pasa a este país. La lápida de Cervantes en las Trinitarias marca el lugar donde descansó porque el autor del Quijote está perdido.

Famosa fue la búsqueda de Velázquez en la plaza de Ramales: No hay huesos. Solo estatua. De Quevedo, tenemos calle, plaza, estatua, pero no tumba. Con Calderón tres cuartos de lo mismo.

El tiempo o la falta de pago hizo que cayeran en la fosa común, aunque sin duda no en el olvido. Porque como dice el himno, la muerte no es el final.

El pabellón de hombres ilustres en Atocha, un sarcófago yermo y umbrío donde solo los restos de Canalejas nos aguardan junto a los bellos monuments de otros que no quisieron descansar aqui.

AUMENTO PAULATINO DE LAS CREMACIONES

Por otra parte, cada año se detecta un aumento paulatino del número de cremaciones, hasta representar unas 10.000 al año en la capital, lo que supone más de un tercio del total de servicios funerarios, según han indicado las mismas fuentes.

Aunque el primer horno crematorio de la Funeraria municipal se inauguró en marzo de 1975, fue a partir de 1985 cuando comenzó el auge de este tipo de servicios fúnebres.

De las incineraciones de los últimos años, en torno a la mitad de las cenizas de las personas fenecidas pasaron a manos de la familia, un 40 por ciento acabaron en nichos y columbarios de cementerios y el resto fueron custodiados por los camposantos.