Casi el 80% de los establecimientos de compraventa de oro incumplen la normativa

Se detectaron irregularidades en el 77% de las empresas visitadas en la capital y en todas las de los demás municipios

El 60% de los comercios inspeccionados presentaba algún defecto en las balanzas empleadas para esta actividad

Sólo un 40% de las piezas de oro controladas se ofrecían a la venta con información (contraste) sobre su pureza

madrid

| 14.01.2014 - 15:26 h
REDACCIÓN

Enlaces Relacionados:

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El 77,4 por ciento de los establecimientos de compra-venta de oro inspeccionados de la capital, 24 de un total de 31 locales investigados, presentaban irregularidades en el cumplimiento de la normativa de consumo, mientras que en los situados en otros ocho municipios de la región, el incumplimiento ascendía al cien por cien.

Así lo ha puesto de manifiesto la campaña de inspección llevada a cabo conjuntamente por la Comunidad de Madrid, a través de los servicios de la Dirección General de Consumo, y el Ayuntamiento de Madrid, en este tipo de comercios, que han proliferado desde el inicio de la crisis por los precios máximos del oro y las dificultades económicas que atraviesan las familias madrileñas.

Los controles que se han llevado a cabo en el marco de esta campaña, que se ha desarrollado en un total de 41 locales de Madrid capital y región elegidos al azar, han atendido al contraste de las piezas (información sobre la pureza del metal procesado), los instrumentos de pesaje, información del precio y justificante de la operación.

Según los resultados de la campaña, presentados este martes por el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio y por el delegado de Seguridad y Emergencias, Enrique de Núñez, ninguno de los establecimientos inspeccionados en ocho municipios de la región (Alcobendas, Alcorcón, Las Rozas, Leganés, Móstoles, Parla Pozuelo de Alarcón y San Sebastián de los Reyes) mostraba al consumidor de forma visible y eficaz el precio que pagaban por gramo de oro, cifra que se reducía hasta el 70,4 por ciento en Madrid capital.

Este hecho impide conocer previamente las condiciones económicas de la transacción y permite a los empresarios modificar el precio en función del cliente, han constatado desde el Gobierno regional. Por otro lado, en el 70 por ciento de los establecimientos inspeccionados fuera de Madrid capital se encontraron deficiencias en los justificantes de la transacción, que no reflejaban las condiciones esenciales.

En la capital, el 10 por ciento de los establecimientos que permiten recuperar los artículos entregados no facilitaban justificante para identificar claramente el producto depositado.

Por otro lado, para controlar los objetos de oro que se comercializan en este tipo de comercios, los inspectores escogieron 133 piezas de oro en total. Se advirtió un alto incumplimiento por parte de los comercios, pues el 60 por ciento de las piezas carecía de alguno de los contrastes. En este sentido, han recordado que está prohibida la comercialización de piezas fabricadas con metales preciosos sin contraste.

En el municipio de Madrid se escogieron 103 artículos, de los que 53 presentaban alguna irregularidad, como falta del punzón de origen, punzón de garantía o de ambos, lo que supone un porcentaje de irregularidad del 51 por ciento.

Respecto a los instrumentos de pesaje, el 60 por ciento de los establecimientos inspeccionados en todos los municipios empleaba balanzas con alguna irregularidad relativa al control metrológico. Los incumplimientos en esta materia tenían que ver con el uso de balanzas con un menor nivel de precisión al exigido (con un margen de error de +/- 0,1 gramos por cada 500 gramos) y que no habían pasado los controles requeridos (uno cada dos años).

También se han detectado irregularidades en la publicidad, pudiendo inducir a error en el 17,6 por ciento de los comercios de Madrid capital y en el 30 por ciento de los otros municipios, en una ocasión por afirmar sin ser cierto que sus balanzas estaban homologadas y en otros casos por indicar mal el precio.

PROGRAMA DE CONTROL DE LA POLICIA MUNICIPAL

Exclusivamente en Madrid capital, las inspecciones pusieron de manifiesto que el 25,8 por ciento de los locales no disponía de hojas de reclamaciones. Paralelamente, la Policía municipal realizó inspecciones en 29 establecimientos de compra-venta de oro, de los que 15 tenían licencia de instalación y funcionamiento concedida y todos sus trabajadores regularizados, dos presentaron licencia municipal pero no acreditaron tener a los trabajadores contratados, siete fueron denunciadas por no presentar licencia municipal y cinco no poseían licencia municipal ni contrato de los trabajadores que tenían en la vía pública trabajando.

En estos casos, se ha realizado una actuación coordinada con la Inspección de Trabajo que ha permitido constatar que 26 personas se encontraban repartiendo publicidad en situación laboral irregular, lo que ha conducido al inicio de las correspondientes acciones sancionadoras a las empresas infractoras.

Dado el elevado nivel de irregularidades detectado en la campaña conjunta desarrollada por la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital entre los meses de mayo y junio de 2013, ésta se volverá a llevar a cabo en 2014, en principio entre los meses de mayo y agosto, para ampliar el control en el número de establecimientos y artículos.

SUBSANACION DE DEFICIENCIAS

El consejero de Economía y Hacienda, Enrique Ossorio, ha subrayado que como consecuencia de las actuaciones inspectoras llevadas a cabo, se formularon requerimiento para la subsanación de las deficiencias encontradas, en las que no se ha detectado ningún delito, y el 95 por ciento de los establecimientos cuyas básculas no cumplías la normativa ya han corregido el defecto detectado, adquiriendo nuevos equipos, mientras que el cien por cien de las empresas visitadas fuera de la capital ha subsanado las deficiencias en materia de consumo sobre información de precios.

Asimismo, se han iniciado los correspondientes expedientes sancionadores (13), procediendo a la aplicación de sanciones en los casos más graves, cuyas cuantías oscilan entre los 3.000 y los 15.025 euros.