Carmena y Cifuentes niegan un conflicto en la ayuda de comida a los menores

Aunque no comparten un mismo programa de ayudas, las medidas de ambas administraciones se complementarán

madrid

| 14.07.2015 - 13:04 h
REDACCIÓN

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, afirmó que su programa de comedores escolares, que atenderá a 5.500 niños de la región, va a "complementar" el plan del Ayuntamiento de la capital, que repartirá este verano 110.000 raciones de comida.

Así lo indicó Cifuentes en la Real Casa de Correos, tras mantener su primera reunión de trabajo con la alcaldesa Manuela Carmena, que, aseguró, va a aplicar sus "propios programas" para ayudar a los niños que no tienen recursos.

Esta iniciativa de Carmena, que repartirá este verano 110.000 raciones de comida, se "complementará" con el plan anunciado hoy por el consejero de Educación, Juventud y Deporte del Gobierno que preside Cifuentes, Rafael Van Grieken, quien declaró que un total de 5.500 niños de la Comunidad de Madrid se beneficiarán este verano de los comedores escolares, para lo que la Administración autonómica destinará cuatro millones de euros.

Los requisitos para el acceso a este servicio de comedor son los mismos que ya se venían aplicando, e irá destinado a familias beneficiarias de la Renta Mínima de Inserción, familias víctimas del terrorismo, alumnos en acogimiento familiar y familias con renta per cápita inferior a 3.500 euros.

Por su parte, Carmena explicó que el consistorio está trabajando para hacer una lista con los 21.000 niños que el Ayuntamiento calcula que necesitan un "suplemento de alimentación". A partir de ahí, "si la Comunidad de Madrid decide abrir sus propios servicios, pues bienvenidos sean", afirmó la alcaldesa, quien negó "ningún tipo de conflicto" en este sentido.

"Me comprometo a que en estos cuatro años se erradique la malnutrición, para lo que hay que hacer una programación muy profunda y muy bien elaborada", dijo Carmena, quien lamentó que cuando llegó al Ayuntamiento encontró que no existía una base de datos que cifrara los niños que están en riesgo de malnutrición, y tan solo había constancia de los 2.700 que ya tenían ayudas directas.

En un principio, la Comunidad de Madrid cifró en 16.000 los niños objetivo de su plan de actuación, pero finalmente el número se ha reducido a 5.500, al descontar los consistorios que no se han acogido a esta iniciativa al contar ya con programas específicos. Es el caso del Ayuntamiento de Madrid, que se pondrá en contacto con las familias que tienen un perfil de potenciales beneficiarias para facilitarles el servicio de los comedores escolares.