Carmena tilda de error la actuación de Mato y Mayer en el Open Madrid

Los concejales de Ahora Madrid presentaron una denuncia por un supuesto delito de prevaricación

El PP ha pedido la destitución de Sánchez Mato y Celia Mayer

madrid

| 22.05.2017 - 13:54 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha admitido hoy que fue un error por parte de los ediles Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer denunciar ante la Fiscalía Anticorrupción los contratos del Open de Tenis sin su conocimiento y ha añadido que ellos mismos "han asumido que no lo hicieron bien".

La alcaldesa de Madrid se ha pronunciado de este modo en la comisión municipal de Cultura y Deportes, donde los tres grupos de la oposición del Ayuntamiento de Madrid -PP, C's y PSOE- le han reprochado que estos dos ediles hayan denunciado los contratos en base a informes privados 'ad hoc'. El PP ha pedido la destitución de los concejales.

La alcaldesa ha comparecido en calidad de delegada tras la destitución de Celia Mayer en una intervención en la que, tras escuchar las quejas de los grupos, ha precisado que ella "nunca" ha dicho que no pasaba nada por informar a la Fiscalía Anticorrupción sin su conocimiento y ha añadido que "hubiera sido deseable que no hubiera sucedido".

De hecho, ha citado entre las "consecuencias" que ni la exdelegada general de Madrid Destino Ana Varela ni los dos ediles forman ya parte del consejo de administración del ente público puesto que al asumir la propia Carmena el área de Cultura decidió que el grupo debía ser más "homogéneo".

Esta denuncia, que considera que podría haber malversación en los contratos suscritos por el equipo de Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón y los organizadores del Open, se presentó en base a dos informes privados por los que Madrid Destino pagó 100.000 euros en total después de que tres estudios municipales descartasen irregularidades en esos contratos.

"Yo me defino, a mí no me parece que haya base para entender que se haya producido un delito", ha respondido la alcaldesa a la concejal del PP Isabel Rosell, que le había pedido ser explícita al respecto.

Sin embargo, ha añadido que la corrupción ha hecho mucho daño en Madrid y en ocasiones para descubrirla "es necesario ver tres o cuatro veces los hechos".

EL PP PIDE LA DESTITUCION DE LOS CONCEJALES

Por parte del PP, la concejal Isabel Rosell ha remarcado que "los informes jurídicos dicen claramente que no hay irregularidades" en los contratos del Open.

Y además de poner en foco en la "grave" crisis interna que viven los distintos grupos de Ahora Madrid, la edil popular ha recordado a la alcaldesa que "no ha pasado nada" después de que los concejales hayan sido desleales no solo con ella sino también con el consejo de administración de Madrid Destino al que no informaron de la denuncia.

En la misma línea, la edil de C's Sofía Miranda ha afeado a Ahora Madrid que se presente como el "Gobierno de la transparencia" cuando son los primeros que "hacen lo contrario de lo que predican" ya que los propios concejales han "ninguneado" al órgano que gobierna la empresa.

También la socialista Mar Espinar -cuyo grupo facilitó la investidura de Manuela Carmena- ha asegurado que las sospechas de corrupción no justifican el "ninguneo" a los servicios jurídicos del Ayuntamiento. "Parece que ustedes han pagado para que les den la razón", ha reprochado a la alcaldesa la edil del PSOE.

A juicio de la socialista, aunque se tengan dudas y se esté en contra de muchas cosas que ha hecho el PP, no se puede ir "con dos pistolas" por la calle. La socialista ha preguntado a Ahora Madrid "quién se creen que son" para "despreciar a los demás como lo hacen".

La alcaldesa de Madrid, sin embargo, sí ha puesto de manifiesto en la comisión que a su juicio "la identificación entre corrupción y política" es el mayor daño que se ha producido en la región de Madrid en los últimos años y ha considerado "normal" que al estar la contratación pública "absolutamente teñida de irregularidades" los gestores públicos traten de tener un "sexto sentido" y una "gran cautela".