Carmena propone una Gran Vía sin aceras con un único "autobús lanzadera"

La Gran Vía vuelve a la normalidad tras la retirada de las plataformas de las paradas de autobús y las vallas

Carmena confirma su propósito de acabar con la circulación de los coches diésel en 2025

El Ayuntamiento de Madrid prepara el informe final del cierre de Gran Vía en Navidad

madrid

| 09.01.2017 - 12:03 h
REDACCIÓN

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, propuso que "el pavimento de la Gran Vía sea continuo" y sin "bordillos" como idea para mejorar el estado de esta arteria madrileña, así como reducir los autobuses que la atraviesan para crear una "lanzadera" que la recorra. La semana pasada confirmó su peatonalización parcial antes de finalizar el mandato.

Así lo explicó en una entrevista concedida a TVE, recogida por Servimedia, en la que expuso una serie de "medidas para darle esa agilidad" a la Gran Vía, que en los últimos días se ha convertido en objeto de debate después de estar cortada durante cerca de un mes y de que la primera edil confirmara su intención de peatonalizarla.

Carmena quiere "que deje de ser una vía de cruzar Madrid" porque "no tiene sentido", por lo que propone reducir la gran parte de su tráfico. Hasta ahora se conocía que el propósito del Ayuntamiento era ensanchar las aceras, de manera similar al 'simulacro' que se ha experimentado estos días con el corte con motivo de la Navidad.

Sin embargo, hoy señaló que una de las propuestas que baraja el Consistorio es eliminar las aceras, de manera que el pavimento sea continuo. Asimismo, explicó su intención de eliminar las líneas de autobús que la atraviesan y crear una que sirva de "lanzadera" para unir Cibeles con la Plaza de España.

Estos dos emplazamientos servirían, a su vez, para hacer transbordo ligando con otras líneas que prestan ya servicio en las paradas que se encuentran en estas plazas.

ACABAR CON LA CIRCULACIÒN DE LOS COCHES DIÉSEL EN 2025

La alcaldesa de Madrid confirmó su propósito de acabar con la circulación de los coches diésel en 2025, como figuraba en un documento de la cumbre de alcaldes 'C40' en la que participó el Consistorio en noviembre. "Contaminan mucho", por lo que "vamos a ir trabajando en esa línea", dijo. Asegura que estos coches suponen "un atentado a la calidad del aire".

En diciembre, el Ayuntamiento desmintió que la ciudad de Madrid subscribiera un acuerdo con otras ciudades para acabar con estos vehículos en 2025, pese a lo comunicado por la organización de la cumbre internacional celebrada en México. No obstante, Carmena dijo hoy todo lo contrario y se comprometió a trabajar por la consecución de tal objetivo porque el diésel "contamina mucho".

La alcaldesa tuvo que suspender su participación en el encuentro en el que, supuestamente, se acordó reducir la presencia de estos coches en las grandes ciudades, al programar una reunión de última hora con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para abordar la 'Operación Chamartín'. En su nombre, acudieron emisarios del Consistorio.

El Área de Medio Ambiente y Movilidad de la ciudad de Madrid, capitaneada por Inés Sabanés, subscribió en noviembre un Pacto por la Movilidad Sostenible con diferentes organizaciones como Ecologistas en Acción, que recoge medidas como la intención de diseñar un plan para reducir la velocidad a 70 km/h en la M-30 y en todos los accesos a la capital.

Esto se suma al compromiso del Gobierno municipal de crear una gran Área de Prioridad Residencial (APR) en la almendra central de la capital, así como el de peatonalizar parcialmente la Gran Vía antes de finalizar la legislatura.

EL AYUNTAMIENTO DE MADRID PREPARA EL INFORME FINAL DEL CIERRE DE GRAN VÍA EN NAVIDAD

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha señalado este lunes que el Consistorio de la capital está preparando el informe final de lo que ha supuesto el cierre de la Gran Vía al tráfico durante el periodo navideño pero ha avanzado que el resultado es "interesante" y "a favor" de la medida. La alcaldesa ha explicado que cuando hicieron la planificación fueron "conscientes" de que había que hacerlo de una manera "elástica" porque no sabían el comportamiento que iba a haber aunque lo preveían. De ahí, ha señalado, la posibilidad de que hubiera uno o dos carriles para los vehículos --ha indicado que se pasó a dos cuando vieron que los autobuses estaban sufriendo demoras--.

Preguntada por el balance de la medida, ha manifestado que "ahora mismo" tienen "muchos datos" y que están preparando el informe final pero ha resaltado que las críticas que se han ido haciendo durante todo el periodo navideño sobre que la Gran Vía estaba "desierta" o que había supuesto su "hundimiento" no han tenido "justificación".

Carmena ha explicado que han ido "comercio por comercio" para ir preguntando qué elementos cambiar o cómo les ha afectado y el resultado "es interesante" y "muy a favor de la medida". Además, ha apuntado que estos días se han publicado encuestas en distintos medios de comunicación y que existe un "apoyo muy grande a experiencias de peatonalización".

"DESIDIA ENORME" DE LOS CIUDADANOS PARA CUIDAR LA CIUDAD

Sobre la limpieza en Madrid, ha defendido que en los situados --donde se concentran los contenedores de vidrio y cartón-- se limpia hasta tres y cuatro veces "aunque parezca mentira" y que lo que hay también es un problema de "desidia enorme" en la forma en la que los madrileños cuidan la ciudad. "Tenemos que estar mejor en la limpieza, pero el nivel de ensuciamiento es enorme porque hay una enorme falta de actitud cívica", ha denunciado la alcaldesa, quien ha explicado que ella suele ir a trabajar andando y que de camino recoge "cinco o seis latas". "Eso no se puede tolerar", ha señalado. En este punto, ha explicado que este 2017 habrá otra vez una "gran campaña" de concienciación.

En cuanto a la operación Chamartín, Carmena ha señalado que "sin duda" se va a resolver y se dan de plazo un año. "Hay que abordar la urbanización de Madrid, que lo necesita", ha indicado la alcaldesa, quien ha recordado que ahora hay una comisión permanente que se está reuniendo todas las semanas y van "a ir avanzando" para acomodar los "intereses" que podrían haber quedado "malinterpretados".

La regidora ha explicado que se va a tener en cuenta la construcción de la nueva estación en Chamartín, que "va a ser muy pronto". "Estamos empezando por las cosas más urgentes (...) y a medida que se acuerde una nueva reorganización en toda esa zona va a ponerse en marcha", ha garantizado, destacando que se va a combinar con la creación de puestos de trabajo.