Carmena propone ampliar Ifema con un auditorio para 80.000 personas

"Ifema se nos ha quedado chico", ha manifestado

Asegura que "el futuro son las convenciones, no tanto los congresos"

madrid

| 25.05.2017 - 14:52 h

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha defendido hoy la buena marcha de la capital desde la llegada al Gobierno de Ahora Madrid y ha contrapuesto la "honradez" del primero al último miembro de su equipo al "flagelo de la corrupción" y a la financiación supuestamente irregular con la que ganó comicios el PP.

Manuela Carmena ha hecho esta defensa cerrada de su equipo en su segundo debate del estado de la ciudad, el de mitad de legislatura, en el que ha anunciado que las obras de remodelación de la Gran Vía y Plaza de España comenzarán en enero de 2018 y ha mostrado su deseo de construir un auditorio para 80.000 personas en la Feria de Madrid (Ifema).

Enfrente ha tenido Manuela Carmena a José Luis Martínez-Almeida, el nuevo portavoz del PP que se ha estrenado en el Pleno con un agradecimiento a su antecesora, Esperanza Aguirre, por sus 30 años de dedicación a los madrileños y ha tratado de oponer sus propuestas para 2019 al "caos" generado en la ciudad por Ahora Madrid.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha seguido su intervención desde la tribuna de invitados, donde también han estado este año los portavoces en la Asamblea del PSOE, Ángel Gabilondo, y de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta.

Con un tono más punzante de lo habitual, la regidora ha afeado a la oposición que pretenda "achicharrar" a un Gobierno que de buena voluntad -ha dicho- ofrece toda la información para recibir sus aportaciones necesarias para mejorar Madrid.

"Pero si desde la oposición se quiere ahogar al Gobierno, no se preocupen, que no lo van a conseguir", ha dicho la alcaldesa, convencida además de que su proyecto para Madrid tendrá continuidad -ya sin ella, que se va a "retirar"- a partir de 2019.

Y ganará -según ha dicho la alcaldesa al PP cuando su portavoz le ha acusado de haber creado en el Ayuntamiento una "red clientelar"- sin "cohechos" ni "trampas", pues le ha recordado que los tribunales "están señalando que por lo menos tres, cuatro, o cinco elecciones que ha ganado el PP se han hecho con dineros ilegales".

Pero frente al Madrid más amable, participativo e igualitario que ha presentado hoy la alcaldesa, el líder de la oposición ha definido como un "caos" su acción en una ciudad donde la suciedad, los atascos y la inseguridad siguen sin atajarse.

En alusión a los problemas internos de Ahora Madrid, el popular ha calificado a la alcaldesa Manuela Carmena de "pato cojo", porque su acción de Gobierno está limitada por las "divisiones".

Martínez-Almeida ha glosado una batería de medidas con las que pretenden recuperar el Gobierno en 2019, entre ellas poner fin a un "sablazo fiscal" además del soterramiento de la M-30 a su paso por el Calderón, el cumplimiento "estricto" de los contratos de limpieza o su rescisión y la creación de una oficina para las quejas por los apartamentos turísticos.

Tan rápido las ha leído por falta de tiempo, que la alcaldesa le ha afeado su estilo de "rapero" y le ha instado a abordar los temas con una mayor profundidad.

Por su parte, Begoña Villacís, portavoz de C's, ha acusado a Ahora Madrid de "meter a Madrid en una urna" para que "no evolucione" con su freno a las grandes inversiones urbanísticas y el bloqueo al cambio de uso de los edificios en el centro (para evitar más alojamientos turísticos) con el que se impide la creación de empleo.

"No son progresistas, son regresistas", ha considerado la edil del partido naranja.

De la posibilidad de que "la derecha" vuelva a gobernar en la capital dentro de dos años ha alertado la portavoz del PSOE-M, Purificación Causapié, que ha censurado la falta de proyecto de los ediles de Carmena.

"Hemos encendido las luces de alarma y estamos preocupados porque tememos que nos quede poco tiempo", ha ejemplificado la socialista, cuyo grupo municipal posibilitó la investidura de Carmena.

Y tras afear los conflictos internos, el "continuismo" y las improvisaciones, ha vinculado el apoyo socialista durante el resto de la legislatura a la tramitación de un nuevo plan general de ordenación urbana (PGOU).

Manuela Carmena ha reconocido que "rapidísimamente" no ha podido hacer casi nada porque la estructura municipal "rápida, rápida no es", pero ha puesto en valor el trabajo de su equipo en todas las materias, incluida la limpieza, vista por los madrileños como el peor de sus problemas.