Carmena anuncia "con enorme satisfacción" aprobación final del plan Canalejas

"Se ha llegado a un convenio entre el Ayuntamiento y los promotores del hotel" que estará funcionando ya en 2020

madrid

| 15.06.2017 - 15:19 h
REDACCIÓN

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha informado hoy que el Ayuntamiento de Madrid ha acordado hoy en Junta de Gobierno "con enorme satisfacción" la finalización del plan Canalejas.

Tras participar en un acto del Día Mundial de la Tapa, la alcaldesa ha dicho que "se ha llegado a un convenio entre el Ayuntamiento y los promotores del hotel", del que ha augurado que estará funcionando ya en 2020.

El Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad, el Grupo Villar Mir y el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) alcanzaron el pasado octubre un acuerdo por el que se sacrificaba la edificabilidad en la operación Canalejas para reducir el impacto visual. Esto se traduce en la reducción del número de pisos de lujo (de una treintena a 22), en habitaciones del hotel de la cadena Four Seasons y en metros cuadrados del centro comercial, sumado al descarte de las dársenas subterráneas de autobuses.

En lugar de eso el actual aparcamiento bajo la calle Sevilla se quedará en una infraestructura de dos plantas, y los autobuses seguirán pasando por Sol, rodeando el edificio Apple, como demandan los usuarios de la EMT.

El 17 de noviembre pasado, la Junta de Gobierno ya aprobó la modificación del plan especial en el entorno de Canalejas, que preveía la ampliación de las aceras en la zona más céntrica de la capital, se suprimiría un carril de circulación en la carrera de San Jerónimo y se permitiría a los autobuses tener parada en la Puerta del Sol.

Dicho Plan especial modificó el impulsado en marzo de 2014 por el gobierno de Ana Botella y ha ordenado los accesos al futuro Centro Canalejas, un complejo con viviendas, un centro comercial y un hotel que ya se está construyendo en seis edificios catalogados como Bien de Interés Cultural de la plaza de Canalejas.

Tras dicha aprobación inicial de noviembre, el expediente debía ser sometido a un periodo de información pública de un mes, tras el cual debía ser corregido con las alegaciones estimadas, todo antes de su aprobación definitiva.