Cae una banda especializada en robar chalés, a veces con inquilinos dentro

La Policía ha detenido en Sevilla a una pareja por la muerte de un niño de año y medio que presentaba un golpe en la cabeza.

madrid

| 21.03.2016 - 13:28 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía ha desarticulado una banda especializada en robar chalés, en ocasiones cuando había dentro inquilinos con los que no dudaban en ejercer la violencia y a la que por el momento se imputan cinco asaltos en Asturias, Navarra y Guipúzcoa.

Según ha informado hoy la Dirección General de la Policía, los investigadores han detenido a cuatro hombres, tres de ellos albaneses, que supuestamente habían alquilado pisos en la cornisa cantábrica durante un mes para desplazarse desde allí a otras localidades para cometer los robos.

Se les imputan cinco asaltos en Asturias, Navarra y Guipúzcoa aunque se les relaciona con un gran número de robos realizados desde el pasado mes de noviembre en toda la cornisa cantábrica.

Algunas de las sustracciones las cometían con los moradores en el interior de las viviendas y no dudaban en utilizar la violencia.

Llegaron incluso a causar graves lesiones a dos perros que defendían una de las casas asaltadas.

En sus desplazamientos tomaban fuertes medidas de seguridad para evitar se descubiertos por la Policía, llegando a conducir 400 kilómetros al día y ejerciendo contravigilancias.

La investigación comenzó cuando los agentes tuvieron conocimiento de que en Valencia se había asentado un grupo especializado en robos en viviendas, tras lo que los agentes identificaron a un ciudadano albanés que presuntamente colaboraba de forma estrecha con diferentes organizaciones de este tipo.

Avanzada la operación, los agentes averiguaron que el grupo, asentado en Valencia, no actuaba en dicha provincia sino que sus miembros se desplazaban al norte de España para cometer los robos.

Solían permanecer en la ciudad en la que delinquían de siete a diez días y después regresaban a Valencia, donde entregaban los efectos sustraídos a otro grupo criminal de origen macedonio-croata.

La operación ha culminado con la detención de cuatro personas en la localidad navarra de Egüés y la realización de tres registros domiciliarios en Pamplona y Valencia en los que se han intervenido varios walkie-talkies y efectos que utilizaban para realizar los atracos como linternas, taladros o guantes.

También se han hallado numerosos objetos robados como joyas, relojes y dinero en efectivo.