Cae una banda de aluniceros dirigida desde la cárcel por 'Goyito'

La banda era dirigida desde la prisión de Estremera por El Goyito

Robaban coches de gran cilindrada para cometer 'alunizajes' o venderlos por piezas

Nueve personas han sido detenidas y 6 han ingresado en prisión

Entre todos los arrestados suman mas de 40 antecedentes policiales

madrid

| 11.04.2014 - 13:29 h
REDACCIÓN

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una banda de aluniceros que presuntamente habría cometido al menos 74 delitos en menos de tres meses, de los que 16 son asaltos a establecimientos comerciales, según han informado en rueda de prensa la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y el jefe Superior de Policía, Alfonso Fernández Díez.

En total han sido detenidos en diferentes puntos de Madrid los 9 miembros de este grupo, considerado por los investigadores como la banda de aluniceros más activa de la región. Seis de ellos han ingresado en prisión por orden de un Juzgado de Majadahonda.

A los arrestados se les imputan delitos de robo con violencia e intimidación, robos con fuerza, estafas, extorsiones, falsedad documental y delitos contra la seguridad del tráfico, entre otros. Además, los agentes han logrado recuperar 41 vehículos, entre ellos una retroexcavadora, que habían sido robados en menos de dos meses.

La investigación se inició el pasado mes de enero cuando se tuvo conocimiento de la sustracción de un tráiler con ocho vehículos y de otros seis turismos de alta gama en un concesionario del municipio madrileño de Majadahonda. También, en esas mismas fechas y en el plazo de un mes se habían producido tres robos en una tienda de telefonía móvil que podrían estar relacionados.

COCHES EMPOTRADOS RUMBO A MARRUECOS

Tras las primeras indagaciones los agentes comprobaron que efectivamente existía relación entre el robo de los vehículos y los asaltos a la tienda de telefonía, y que detrás de estos hechos se encontraba una banda de aluniceros especializada en robar en establecimientos empotrando previamente un coche o por el método del mazazo.

Este grupo de ladrones sustraía vehículos de gran cilindrada y de alta gama que bien utilizaban para cometer los alunizajes en comercios o bien vendían a terceros o los exportaban a Marruecos, con nueva documentación y el número del bastidor modificado. Los que finalmente no conseguían ponerlos en el mercado ilícito, los desguazaban y los distribuían por piezas.

Continuando con las pesquisas los agentes localizaron un vehículo que había sido sustraído por la banda en una nave en la localidad de Estremera. En ese lugar el 26 de enero se descubrió un taller ilegal en el que se despiezaban turismos para su posterior venta. Por estos hechos, se procedió a la detención de la persona que regentaba el taller y se registró el inmueble en el que se recuperaron dos vehículos, seis motores y otras piezas de los coches.

Asimismo, los policías tuvieron constancia de que uno de los miembros de la banda había vendido una retroexcavadora a un ciudadano de nacionalidad marroquí y que posteriormente la había trasladado a la localidad madrileña Móstoles para desguazarla.

Los agentes procedieron al arresto del perista cuando se dirigía rumbo a Marruecos con la intención de sacar las piezas de España camufladas entre diferentes efectos sin valor dentro de una furgoneta de grandes dimensiones.

ORDENES DESDE LA CARCEL

Siguiendo con la investigación, finalmente los agentes identificaron al resto de los miembros del grupo y procedieron a su detención la pasada semana.

Cada uno de los arrestados tenía una función en el grupo, unos eran especialistas en la sustracción de vehículos, abriéndolos y anulando los sistemas electrónicos de inmovilización para conseguir arrancarlos mediante centralitas; otros eran expertos conductores, capaces de perpetrar el alunizaje en máximo tres minutos; y algunos simplemente tenían unas características físicas determinadas que les permitían acceder por un agujero pequeño al establecimiento y sustraer la mayor cantidad de efectos en el menor tiempo posible.

Entre los detenidos, se encuentra el líder de la banda, responsable de coordinar todos los asaltos y de mantener la disciplina interna del grupo de forma coercitiva, haciendo uso de la violencia física o incluso materializando detenciones ilegales de algunos de sus subordinados.

También, dentro de esta operación, los investigadores han podido averiguar que un conocido alunicero, antiguo responsable de la banda y actualmente en prisión, mantenía su liderazgo sobre el grupo desde la cárcel. Desde prisión daba instrucciones al actual cabecilla para cometer los robos y reclamaba una parte de los beneficios que obtenían en los robos.

Junto a los arrestos se han realizado cinco registros, cuatro en domicilios y en una nave, en los que se han intervenido entre otros efectos, mercancía procedente de delitos contra el patrimonio en diferentes establecimientos de la capital. También se han hallado numerosos útiles para sustraer vehículos, armas blancas y defensas extensibles.

El jefe superior de la Policía en Madrid ha explicado que tras estas detenciones se ha notado una "bajada señalable" del número de alunizajes, en torno al 34 por ciento de descenso. Asimismo, también han notado el descenso del robo en comercios, tiendas de telefonía móvil y material deportivo, establecimientos prioridad de la banda.