Cae un grupo especializado en atracar a ancianos en sus portales en Madrid

La Policía Nacional y la Municipal buscan al hombre que ayer dejó abandonado un coche en plena Gran Vía de Madrid para aclarar por qué salió corriendo, sin amago de mirar atrás y dejando las llaves puestas, así como a la dueña del vehículo, que reside en Barcelona y aún no ha sido localizada. El suceso ocurrió sobre las siete de la tarde a la altura del número 64 de la Gran Vía, cerca de la confluencia de la calle San Bernardo y entre los estaciones de Metro de Santo Domingo y Gran Vía.

madrid

| 26.10.2017 - 12:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía Nacional ha detenido a ocho personas que integraban un grupo especializado en atracar a ancianos en los portales de sus casas en el distrito madrileño de Tetuán y que en los últimos tres meses llegaron a poner a la venta joyas valoradas en más de 50.000 euros.

Se trata de cuatro parejas que tenían una clara distribución de funciones. Los hombres abordaban de forma sorpresiva a las víctimas para robarles y después sus parejas vendían las joyas en una casa de compraventa de oro, informa la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

En el registro policial a dicho establecimiento, la Policía comprobó que en los últimos tres meses las mujeres habían vendido las joyas sustraídas por un valor superior a 50.000 euros.

Para cometer los atracos, los hombres tapaban la boca a las víctimas para evitar que pidieran auxilio e incluso a veces les tapaban los ojos para que no les vieran la cara y pudieran reconocerles.

Algunos de los ancianos llegaron a sufrir varias lesiones y tuvieron que ser atendidos en centros hospitalarios como consecuencia de los atracos.

Todos los detenidos ya han pasado a disposición judicial y el juez ha decretado prisión provisional para dos de ellos.

La investigación, que aún continúa abierta y en la que no se descartan nuevas detenciones, se inició a raíz de las denuncias de varias víctimas que relataron el mismo 'modus operandi' de los atracadores.