Buba, nombre elegido para el primer elefante asiático nacido en Zoo de Madrid | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Buba, nombre elegido para el primer elefante asiático nacido en Zoo de Madrid

Imagen de la cría de elefante asiático nacida en el Zoo Aquarium de Madrid (Zoo de Madrid)

madrid

| 17.04.2013 - Actualizado: 16:48 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El primer elefante asiático nacido en el Zoo Aquarium de Madrid se llamará Buba después que una votación popular por Internet eligiera este nombre entre otras dos propuestas: Indhi e Indo.

El nombre Buba ha sido el elegido entre un total de 659 propuestas recibidas a través de las redes sociales, informa hoy el Zoo en una nota de prensa.

El nombre ha sido elegido por su facilidad de pronunciación para los más pequeños, "la connotación cariñosa y cercana" y su vocalización para el trato cotidiano con los elefantes, una opinión compartida por el equipo de Conservación del Zoo.

La nota dice que serán sus propios cuidadores quienes ejerzan el papel de "padrinos" y le asistan, acompañen y guíen en su primer bautismo de agua una vez que alcance la altura suficiente para darse el primer chapuzón en la piscina de elefantes.

SU TROMPA, UN JUEGO

A punto de cumplir las siete semanas, dice el Zoo, "Buba comienza ahora a deleitar al público con un sinfín de anécdotas en las que su propia trompa se convierte en el principal objeto de juego mientras trata de coordinar sus patas imitando algunos de los movimientos de su madre, Samy".

La primera dentición de este osezno aparecerá en los próximos meses hasta que reemplace seis juegos de cuatro molares a lo largo de su vida en cinco fases (1,5 a 2 años, 6 años, 8 a 10 años, de 20 a 25 años y de 50 a 60 años) que se pierden entre los 60 y 70 años de edad.

Uno de los detalles físicos más llamativos de las últimas semanas es el crecimiento lento pero progresivo de Buba, que ronda los 90 centímetros y, por lo tanto, le permite mamar ya sin dificultad bajo las patas de su madre alternando el alimento con los juegos mientras ejercita su trompa con ramas y fruta.