Botella se bajará el sueldo "a iniciativa del Gobierno"

UPyD voto en el pleno del ayuntamiento a favor de la propuesta

PP, PSOE y IU votaron en contra

El portavoz de IU se defiende alegando que no quiere bajarse el sueldo para dárselo a los bancos

madrid

| 30.05.2012 - 15:33 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el resto de concejales y altos cargos del Ayuntamiento de Madrid volverán a rebajar sus retribuciones, como en 2010, "a iniciativa del Gobierno de España" y mediante acuerdo de los distintos grupos municipales.

El vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, ha contestado de esta forma a una proposición de UPyD en el Pleno municipal de hoy que planteaba bajar un 10 % las retribuciones de la alcaldesa, miembros del Gobierno municipal, concejales y altos cargos del consistorio.

Como ya habían anunciado portavoces de los grupos con representación en el Pleno del Ayuntamiento el PP, el PSOE e IU han votado en contra de la propuesta de UPyD.

Villanueva ha declarado al final del debate: "es el Gobierno de España el que, a través de la Ley de Transparencia, tiene que establecer un criterio común para todas las administraciones públicas locales, y lo vamos a hacer, nos bajaremos el sueldo, pero a iniciativa del Gobierno de España y, por respeto al resto de grupos que están representados en este salón de plenos, como lo hicimos antes de que ustedes llegasen", es decir, por acuerdo.

Según ha indicado, el Ayuntamiento está esperando a que entre en vigor la Ley estatal de Transparencia, que fijará en su disposición adicional sexta los criterios para establecer esas retribuciones.

Antes, el vicealcalde ha dicho que "UPyD no tiene una piel más sensible que los concejales de Izquierda Unida, del Partido Socialista o del Partido Popular" y luego ha dado la vuelta al argumento para declarar: "no tenemos una piel más dura que ustedes, ustedes lo que tienen posiblemente es una cara más dura que la nuestra".

Ha calificado la propuesta de UPyD como "política de escaparate, de gestos y de fotos" y ha preguntado si el portavoz municipal de este Grupo, David Ortega, ha renunciado durante este tiempo al sueldo como portavoz, porque "si le hubiera parecido mal hubiera renunciado. En ese ejercicio de coherencia -ha añadido- corresponde renunciar".

También ha indicado que "el alcalde o alcaldesa de Madrid desde el año 2003 se ha bajado un 23 % el salario" y que la reducción de sueldos de 2010 supondrá un ahorro de 18 millones de euros en este mandato.

Finalmente, ha dirigido al concejal de UPyD que le interpelaba, Jaime de Berenguer, una última frase: "que diga que este país se está hundiendo demuestra su categoría profesional, no voy a hablar de la categoría personal, aquí creo que deberíamos estar trabajando para evitar exclamaciones de ese tenor en un día como éste".

De Berenguer ha calificado de "auténtico despropósito" que la alcaldesa de Madrid cobre 101.000 euros al año, más que el presidente del Gobierno; y el vicealcalde 98.000 euros, los portavoces 93.000 y los concejales de distrito 91.000, más que un ministro.

Ha afirmado que los representantes políticos del Ayuntamiento, en los últimos años, "se han subido el sueldo un 19 % y luego se lo han bajado un 15 %" y ha subrayado: "a las puertas del rescate, bajarse el sueldo un 10 % me parece poco".

Ha acusado al PP de querer "mantener el 'status quo' en este país aunque, a la vista está, se hunda". El concejal socialista Diego Cruz ha invitado a UPyD a retirar su propuesta y a negociar y le ha dicho: "no somos ni rácanos ni egoístas, somos justos, coherentes con nuestra labor".

Por su parte, el portavoz de IU, Ángel Pérez, ha resumido el rechazo de su Grupo a la propuesta de esta forma: "un 10 %, unilateralmente, sin carácter finalista, para dárselo a los bancos, le digo no, no y no". Sin embargo, al igual que Cruz, Pérez se ha mostrado favorable a estudiar una rebaja de las retribuciones y a sentarse en una mesa para pactarlo.