Botella descubre una placa en Velázquez en homenaje a Joaquín Ruiz-Giménez

madrid

| 28.10.2013 - 15:01 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El Ayuntamiento de Madrid rinde homenaje con una placa conmemorativa al que fuera primer Defensor del Pueblo de la democracia española Joaquín Ruiz-Giménez (1913-2009), una figura clave en la época de la transición y que "luchó por una España unida desde la diversidad", según ha comentado este lunes la alcaldesa de Madrid, Ana Botella.

El Ayuntamiento de Madrid ha instalado una placa conmemorativa (dentro del Plan Memoria del Consistorio) en el edificio en el que vivió (calle Velázquez 51) el que fuera ministro, embajador y catedrático de Derecho. En el evento ha estado presente su viuda, Mercedes Aguilar, y diversos familiares y amigos de Ruiz-Giménez.

En su intervención, Botella le ha definido como un "hombre de Estado y de concordia" y que, a su juicio, fue una figura clave en el panorama político de la segunda mitad del siglo XX por su defensa y difusión de los valores como la tolerancia, el diálogo y la libertad.

La alcaldesa de Madrid ha destacado que Ruiz-Giménez fue concejal del Ayuntamiento de Madrid y también ha subrayado su labor en favor de la infancia durante su etapa como presidente del comité español de UNICEF, a la par que su compromiso con los refugiados a través de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

"Hoy Madrid reconoce al hombre bueno, al luchador que dedicó su vida a difundir valores de respeto por la libertad y los derechos humanos", ha relatado Botella para aseverar que, aparte de esa trayectoria, el homenajeado dejó "huella" como "persona tolerante y justa".

Aparte, ha comentado que "soñó y luchó por una España unida desde la diversidad". "En la que todos cupiéramos, sin excepción, sin sectarismo", ha relatado la primera edil de Madrid para resaltar su talante "conciliador" y el ser una persona que defendía "apertura" e "integración", valores que están en el "ADN" de Madrid.

"Fue un maestro de la vida que se guió por la nobleza y el respeto al otro", ha proseguido la alcaldesa para enfatizar también su capacidad para fomentar el "diálogo", la "dignidad" y la "tolerancia".