Botella da por terminados los efectos de la huelga y Lissavetzky amenaza con los tribunales

Dice que irá a los tribunales si no le entregan los contratos de limpieza municipales

madrid

| 21.11.2013 - 12:42 h
REDACCIÓN

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha dado por "terminados los efectos" de la huelga de limpieza viaria que sufrió la ciudad durante 13 días, una vez concluidas la pasada medianoche las 72 horas que las empresas concesionarias del servicio tenían para volver a la normalidad.

Preguntada al respecto en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal de su gobierno, la alcaldesa ha indicado que los inspectores municipales ya están comprobando en las calles, plazas y jardines de la ciudad el estado de la limpieza viaria.

Ana Botella ha manifestado además que el Ayuntamiento de Madrid no pasará facturas a los sindicatos por los destrozos en el mobiliario urbano producidos durante la huelga ni por los gastos que tuvo el consistorio en horas extras de los policías municipales que escoltaron a los servicios mínimos y en la contratación de la empresa pública Tragsa para la limpieza especial del fin de semana.

Tampoco, ha garantizado, costará ni un euro a los ciudadanos.

Los gastos por los daños, que se elevan a un millón de euros entre los 600.000 que ha calculado el Ayuntamiento en su mobiliario y lo que han estimado las empresas concesionarias en sus equipos e instalaciones, se pretende que lo paguen las personas que la investigación judicial que se abra tras las denuncias presentadas por ambas partes determine como responsables de los destrozos.

En cuanto a las horas extras -204.000 euros según indicaron ayer a Efe fuentes municipales- y el coste de contratar a Tragsa -aún no valorado-, se repercutirá en el descuento que el Ayuntamiento hará del canon que paga a las empresas por la prestación del servicio.

Al respecto, el delegado madrileño de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito, ha explicado a los medios de comunicación tras la rueda de prensa que la certificación del pago de noviembre será "complicada".

Lo será, ha explicado, porque del 1 al 4 de noviembre se evaluará el servicio de acuerdo a los parámetros de calidad de la prestación habituales; del 5 al 17 se aplicarán los descuentos previstos para situaciones extraordinarias, como es una huelga; las 72 horas siguientes no se computarán, de acuerdo a lo establecido en los contratos, y desde hoy a fin de mes se volverán a tener en cuenta los indicadores normales.

Cuando los efectos de esta huelga ya se dan por terminados, Madrid se enfrenta ahora a una nueva convocatoria de paro indefinido, esta vez en las empresas concesionarias del servicio municipal de alumbrado, semáforos, fuentes, túneles y cámaras de la ciudad.

En este caso, los sindicatos han convocado huelga indefinida a partir del 2 de diciembre ante el temor de que la empresas o empresas que ganen el contrato para la prestación de este servicio hagan lo mismo que las de limpieza viaria y planteen despidos.

Esta convocatoria ha sorprendido al Gobierno municipal y la alcaldesa ha dicho hoy que "difícilmente se puede plantear una huelga cuando todavía no se sabe ni qué empresas concurren", puesto que el plazo para presentar ofertas concluye mañana, y además el contrato de limpieza viaria "se ha cerrado sin ningún despido", como ha destacado Botella.

LISSAVETZKY RECLAMA DE NUEVO LA DOCUMENTACIÓN DE LOS CONTRATOS

El portavoz municipal del PSOE, Jaime Lissavetzky, ha afirmado que llevará al Ayuntamiento de Madrid a los tribunales si su grupo no recibe la documentación del anexo I del pliego de las ofertas de las adjudicatarias de limpieza viaria, donde a su juicio se detallaría el personal previsto para el servicio, al entender que es el "único lenguaje que entiende este gobierno municipal antidemocrático".

Así lo ha manifestado a los medios de comunicación tras acudir este jueves el Palacio de Cibeles para reclamar, en presencia de un notario, esta documentación que a su juicio no ha sido remitida por el Consistorio y que, en caso de traer información sobre la relación de puestos de trabajo, implicaría que el Ayuntamiento conocería de antemano la reducción de plantilla que planeaban tres concesionarias del servicio y que derivó en la huelga de limpieza viaria que sufrió trece días la ciudad.

Lissavetzky ha asegurado que el Ayuntamiento "no ha cumplido" a la reclamación de documentación que viene realizando el PSOE para obtener estos datos y que, como paso previo a la denuncia de los tribunales, ha acudido con un notario para levantar acta de la no entrega de ese anexo, "como última oportunidad" para que el Consistorio aporte esa información.

En caso de no ser así, el portavoz municipal del PSOE ha relatado que acudirá a los tribunales para solicitar "amparo y defensa" de los derechos constitucionales como representantes de la ciudadanía. "Esto es inédito", ha relatado Lissavetzky para manifestar que este jueves han recibido una carta del equipo de Gobierno para señalar que desde el 7 de noviembre tiene esa documentación, cuando no se les ha remitido el anexo, según sostiene.

Por tanto, ha manifestado que la actitud del Ayuntamiento es de "esquizofrenia" y que la oposición y los ciudadanos "no son tontos". "Es una tomadura de pelo", ha zanjado Lissavetzky para aseverar que el ir a los tribunales "es único lenguaje que entiende este gobierno antidemocrático". También ha acusado a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, de "mentir".

Ayer, el edil socialista manifestó que si el Ayuntamiento no remitía esa documentación a las 14 horas, iría con notario para levantar acta de esa negativa. El PSOE ha reclamado esa documentación al entender que en los pliegos del contrato las empresas debían indicar el número de operarios en la calle.

En consecuencia, Lissavetzky ha exigido esa información para despejar si el Ayuntamiento conocía a través de esos pliegos que podría producirse una reducción de trabajadores por medio de un ERE en el caso de tres concesionarias.

RECLAMA UN ANEXO ESPECIFICO

"Tiene que dar esos datos a los madrileños porque son importantes", ha recalcado Lissavetzky. El pasado jueves, aludió a que la página 65 del pliego de cláusulas administrativas del contrato de gestión aparece una referencia a información de la plantilla que tiene que figurar en los contratos.

En ese sentido, el edil socialista sospecha que el Consistorio podría haber conocido de antemano que se preparaba una reducción de plantilla por parte de tres adjudicatarias. La posibilidad de reducción de plantilla generó que los sindicatos convocaran una huelga de limpieza viaria que duró 13 días y se desconvocó tras alcanzarse un acuerdo la madrugada del domingo para que no hubiera ninguna salida.

En concreto, el documento especifica en el apartado 'Estudio económico y plan económico financiero' que las empresas debían detallar los "puestos de trabajo y plantilla, por categorías y turnos, diferenciado directos de los indirectos".

Por tanto, instó a la alcaldesa a mostrar esos contratos y ha indicado que si allí aparecen los puestos de trabajo que configuran la plantilla, Botella habrá "mentido" al decir que desconocía el ERE que se planteaba y que ha generado la huelga de limpieza viaria.

Por ello, el PSOE remitió un escrito para solicitar por vía de urgencia la remisión de los contratos o la consulta de los mismos, que ya había solicitado el grupo socialista el día 19 de septiembre.