BlaBlaCar denuncia en Bruselas a la Comunidad de Madrid

Considera que sus expedientes sancionadores constituyen una obstaculización a su actividad

La Comunidad defiende las sanciones que interpuso

Residían en La Haya (Archivo)

madrid

| 22.11.2016 - 14:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La compañía BlaBlaCar ha presentado una denuncia contra el Estado español ante la Comisión Europea (CE) por las sanciones impuestas y los expedientes abiertos por la Comunidad de Madrid contra la actividad de coche compartido que desarrolla esta empresa por medio de las redes sociales. El director general de BlaBlaCar en España y Portugal, Jaime Rodríguez de Santiago-Concha, ha avanzado hoy, en un encuentro informativo, que la compañía presentó ayer, lunes, una denuncia por correo electrónico ante la Secretaría General en Bruselas por las "prácticas realizadas" por la Comunidad de Madrid en contra de la compañía y los usuarios.

La Comisión Europea debe nombrar ahora a un instructor, quien a su vez solicitará a las partes información relativa a los expedientes abiertos y la actividad que desarrolla BlaBlaCar en España.

La emisión de un dictamen que de respuesta a la denuncia "suele tardar" entre 6 y 18 meses, según BlaBlaCar, que a su vez se reserva la posibilidad de abrir un posterior proceso judicial.

Rodríguez de Santiago-Concha ha asegurado que la actividad que realiza su compañía no se va a ver afectada por las tres sanciones administrativas, por valor de 8.800 euros, contra su matriz francesa Comuto, ni por las multas a dos usuarios con fecha 21 de octubre, por un importe total de 4.001 euros. Estos tres expedientes abiertos contra Comuto serán recurridos por BlaBlaCar "dentro de los plazos oportunos".

PRÁCTICAS DE OBSTACULIZACIÓN A LA ACTIVIDAD

En cuanto a la denuncia en Bruselas, la empresa argumenta que se están llevando a cabo "un conjunto de prácticas administrativas contrarias al derecho europeo y a las libertades de prestación de servicios previstas en el tratado de la UE".

El director general de la compañía en España ha opinado que la Comunidad de Madrid "ejerce una obstaculización" de su actividad y la de los usuarios.

Por ello, ha solicitado a la UE que "tome medidas oportunas" para que la Comunidad de Madrid "deje de poner obstáculos" e inste a que se "aplique la legalidad" sobre esta actividad.

Asimismo, ha recordado que España es el "único país" con este tipo de restricciones a la actividad que desarrolla BlaBlaCar y a la exigencia sobre los usuarios.

Ha puntualizado que las restricciones son "contrarias a las recomendaciones que recientemente" hizo la Comisión Europea sobre economía colaborativa.

El máximo responsable de BlaBlaCar ha informado de que tienen constancia de que algunos usuarios "han sido inspeccionados recientemente" en sus vehículos por agentes de la policía municipal e inspectores de la Comunidad de Madrid, en las inmediaciones de la estación de trenes de Atocha, en Madrid.

BlaBlaCar ha advertido de que se trata de "casos aislados", en donde se solicita identificación personal e interroga sobre la actividad.

El director general de BlaBlaCar ha confirmado que van a defender "también" los derechos de los usuarios. De hecho, y según ha precisado, a los dos usuarios ya sancionados les han "acompañado desde el inicio del proceso" y ha apuntado que así lo van a hacer hasta el final del mismo.

LA COMUNIDAD DEFIENDE LAS SANCIONES QUE INTERPUSO A BLABLACAR

El portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha defendido hoy las sanciones interpuestas por la Consejería de Transportes al servicio de coche compartido Blablacar que, asegura, defienden el interés de los usuarios.

La Comunidad sancionó a la filial española de Blablacar, Comuto, por prestar un servicio de transporte público sin tener el permiso correspondiente con tres multas por un total de 8.800 euros a la compañía y un total de 4.001 euros a dos conductores.

Garrido ha sostenido que la compañía puede recurrir las primeras sanciones interpuestas y que tendrán que "argumentar jurídicamente lo que crean procedente".