Berzosa intentó hablar con Valcarce para saber por qué se detuvo "de forma desmesurada" a alumnos por los incidentes de la cap

"Es un desprecio a la autoridad académica y universitaria muy grande. Hay un acoso realmente tremendo hacia mí", ha afirmado

Imagen del ataque a la capilla de Somosaguas por àrte de un grupo de alumnos

madrid

| 23.03.2011 - 13:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La "Declaración de Somosaguas", el manifiesto que condena la profanación de la capilla de la Facultad de Políticas el pasado día 10, lleva recogidas ya más de 2.600 firmas.

Profesores, alumnos y empleados de universidades españolas y extranjeras piden a las autoridades académicas de la Complutense que adopte medidas disciplinarias para que que no quede impune lo sucedido y exigen medidas judiciales por haberse cometido un atentado contra la libertad de culto.

Por su parte, el rector de la Universidad Complutense, Carlos Berzosa, ha asegurado que intentó hablar con la delegada del Gobierno, Amparo Valcarce, para quejarse por las detenciones de cuatro miembros de la asociación 'Contrapoder', acusados de haber profanado una capilla de Somosaguas, arrestos que ha calificado de "desmesurados" y "que no hacían falta".

En una entrevista a la Cadena Ser recogida por Europa Press, Berzosa ha indicado que no pudo finalmente comunicarse con Valcarce puesto que se encontraba en la presentación de la nueva jefa de comisaría de Aranjuez. "Les pusieron en libertad y luego no me llamó", ha agregado.

El rector de la Complutense ha asegurado que ha recibido "muchas presiones" para denunciar a los estudiantes, entre ellas la petición para que cierre la asociación 'Contrapoder'. "Estoy recibiendo un acoso que no tiene sentido y no es grato. Es un desprecio a la autoridad académica y universitaria muy grande. Hay un acoso realmente tremendo hacia mí", ha agregado. "He recibido presión de correos, con insultos porque decían que soy incapaz de denunciarlo, que si soy débil o condescendiente con estos grupos", ha proseguido.

Sin embargo y a pesar de todo, Berzosa he afirmado que iniciará un expediente en la Universidad para conocer estos hechos. Así, ha defendido que la institución que dirige "es autónoma y tiene sus propios instrumentos para llegar a una serie de conclusiones".

DIALOGO SOBRE EL CIERRE DE CAPILLAS

Berzosa ha indicado que no se arrepiente de no haber cerrado antes la capilla de la Facultad de Psicología, donde se produjeron los incidentes. "Yo no tengo ninguna sospecha porque soy laico, soy una persona que no está a favor de que haya capillas en la Universidad. Pero yo no impongo mi opinión ni mis creencias hacia los demás", ha dicho.

Según ha explicado, cuando llegó al Rectorado no había un debate sobre las capillas, "que son pocas y que realmente no habían creado ningún problema". "Yo soy respetuoso con las creencias y no lo consideraba un problema esencial de la universidad. Yo me enfrenté a muchísimas dificultades cuando llegué a rector. Tuve que afrontar la gestión de una universidad muy grande y compleja y complicada. Me he tenido que enfrentar a la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior con conflictos con los 'antibolonia' y no me pareció prioritario lanzar un cierre que podía provocar muchos conflictos y tensiones", ha precisado.

Berzosa ha indicado que recibió recientemente una petición de la Facultad de Geografía e Historia para que se cerrara la capilla y que dijo que tendría que hablar con el Arzobispado para renegociar el convenio. Sin embargo, ha reconocido que aparcó el tema "el acoso tremendo que recibe de ciertos medios de comunicación y ciertas autoridades de la Comunidad de Madrid". "Les dije que me dieran un respiro porque si tomo medidas contra esto me vuelven a dar palos", ha apostillado.

De todas formas, el rector de la Complutense ha manifestado que no le da "miedo" las consecuencias de un posible cierre de la capilla. "Discutámoslo con tranquilidad, sosiego, sin tensiones, sin conflictos, con respeto a todo el mundo. Que las juntas de facultad lo debatan y yo no tengo inconveniente de debatirlo en el Claustro y en el Consejo de Gobierno. Que la Universidad exponga a través de estos cauces instituciones la opinión mayoritaria", ha indicado.

Por otro lado, y sobre los hechos que han generado esta polémica, Berzosa ha recordado que "pasaron desapercibidos" para la comunidad universitaria y cuando se conocieron los condenó rápidamente los incidentes porque no le parece "una buena manera de actuar". "La Conferencia Episcopal no lo ha denunciado. La única denuncia es del sindicato Manos Limpias", ha concretado.

Es más, el rector cree que la comunidad universitaria está "más tranquila" de lo que se ha reflejado en los últimos días. "En esta universidad tan grande hay ciertas tensiones. El acto de la cacerolada de hoy ha sido muy pacífico y los estudiantes se han portado muy bien", ha dicho.