Autovías de peaje, sólo con alternativa

Las carreteras susceptibles de peaje son las que más trafico tienen, entre ellas, la M45

madrid

| 07.06.2012 - 17:31 h
REDACCIÓN

Las carreteras madrileñas susceptibles de peaje son las que más tráfico tienen, entre ellas, la M-45, construida en el año 1999 y financiada con el peaje en la sombra, con casi 35 kilómetros de longitud, han explicado a Europa Press fuentes de la Consejería de Transportes e Infraestructuras.

Después de que esta mañana la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, haya anunciado que finalmente será el telepeaje la opción elegida por el Gobierno regional para obtener ingresos para el mantenimiento de las carreteras, la dirigente no ha concretado qué vías se verán afectadas.

En este sentido, ha dado dos datos: serán autovías y se descartarán las que no cuenten con una alternativa. En definitiva, afectará con toda probabilidad a las que, precisamente, más tráfico tienen, pues están todas duplicadas, como, por ejemplo, la M-501.

Sin embargo, es una cuestión que hay que estudiar porque en el caso de la M-506 y la M-505, la duplicación no afecta a todo su trazado y se tendrá que valorar si sale rentable colocar más cabinas de las cuenta donde haya posibles "escapes" o no colocar el peaje.

En concreto, la M-506 es la carretera más larga que tiene la Comunidad de Madrid, con más de 450 kilómetros de longitud. A estas carreteras también hay que añadir la M-111 entre la R2 y Fuente El Saz del Jarama (paralela a la A1-Carretera de Burgos).

Según datos de la Comunidad de Madrid, los diez primeros puestos entre las carreteras que mayor intensidad circulatoria registraron en 2011 los ocupan: la M-45 (96.913 vehículos al día); M-607 (94.616); M-503 (84.094); M-501 (53.548); M-500 (53.497); M-506 (48.550); M-505 (45.095); M-100 (44.253); M-409 (43.096); y M-407 (41.841).

En cuanto a la cantidad que se va a cobrar a los conductores, Aguirre ha explicado que dependerá de lo que establezca la empresa a la que se licite el proyecto del peaje y aunque ha señalado que es partidaria de no decir "de este agua no beberé" no cree que el precio varíe en función de hora punta y valle.