Autorizados 345 festejos taurinos en la Comunidad de Madrid, un 14 % menos | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Autorizados 345 festejos taurinos en la Comunidad de Madrid, un 14 % menos

Encierro Leganés

madrid

| 25.08.2016 - 18:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Comunidad de Madrid ha autorizado este año un total de 345 festejos taurinos de todo tipo -becerradas, concursos, corridas de toros, encierros, festivales, novilladas picadas y sin picar, rejones y sueltas-, lo que supone un descenso de casi el 14 por ciento respecto al mismo periodo de 2015.

Según ha informado en una nota la Consejería de Presidencia, Justicia y Portavocía de Gobierno, del total de festejos taurinos autorizados desde el 1 de enero hasta el próximo 31 de agosto 199 corresponden a encierros y sueltas de reses, más frecuentes en los meses de verano, hasta mediados de septiembre, al coincidir con las fiestas patronales de los distintos municipios de la región.

En concreto, en los ochos primeros meses de 2016 se han autorizado 94 encierros y 105 sueltas de reses -las populares capeas-, lo que suponen 42 festejos taurinos populares menos que los autorizados en el mismo periodo de 2015 cuando se dio luz verde a 113 encierros y 128 sueltas.

Según la Consejería que dirige Ángel Garrido esta merma se debe a una disminución del número de solicitudes.

Estos datos se han hecho públicos la víspera del inicio de los encierros que concentran la mayor afluencia de público en la región: los que tienen lugar en San Sebastián de los Reyes, conocida como la "Pamplona chica", hasta el día 31 coincidiendo con las fiestas en honor al Cristo de los Remedios.

La Comunidad ha recordado hoy que en esta región los encierros están regulados por el Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares del año 1996, que desarrolla tres principios básicos: la seguridad de los participantes; el respeto a los festejos tradicionales; y la protección de los animales con normas dirigidas a evitar su maltrato.

Así, entre otros aspectos, el Reglamento prohíbe herir, pinchar, golpear, sujetar, atar o tratar de cualquier modo cruel a las reses, y establece que solo se autorizarán aquellos festejos que cuenten con una tradición documentada en la localidad donde se celebren.

Asimismo, fija en 16 años la edad mínima para participar en los festejos taurinos populares y prohíbe la participación a las personas con síntomas de embriaguez o de haber consumido drogas o sustancias estupefacientes y a quienes porten botellas, vasos o cualquier tipo de objeto que dificulten la carrera o puedan causar malos tratos a las reses.

Para poder disfrutar con seguridad de estos festejos, la Consejería de Ángel Garrido recomienda "actuar con sentido común, ser prudente y contar con la planificación y la preparación adecuadas".

Los participantes -ha subrayado- tienen que ser conscientes de los riesgos que asumen porque estos festejos "no son un juego sino una actividad de alto riesgo".

En la sueltas de reses o capeas populares en recintos cerrados, hay que observar el comportamiento de las reses y analizar su grado de peligrosidad y resabio, y si el participante no tiene experiencia lo mejor es que se sitúe en el callejón.

En el caso de los encierros populares, se recomienda adaptar el recorrido que se va a realizar a las condiciones físicas de cada uno y prepararlo con antelación, además de no permanecer de manera innecesaria en el vallado y dejar espacio a corredores que puedan encontrarse en riesgo.

Además, hay que evitar correr en las zonas que están muy masificadas y nunca hacerlo detrás de la manada ni entorpecer la labor de los pastores.

En el caso de sufrir una caída cerca de la manada, hay que permanecer quieto en el suelo cubriéndose la cabeza.

En cualquier caso, la Comunidad de Madrid subraya que los participantes de estos festejos siempre deben cumplir las normas y seguir las indicaciones que hagan los organizadores de cada evento.

Igualmente, deben conocer los bandos de los respectivos municipios en los que se dictan las normas y peculiaridades propias de los festejos de cada localidad.