Atracan una perfumería y obligan a los empleados a cargar lo robado en coches

madrid

| 03.06.2012 - 12:59 h
REDACCIÓN
Más sobre: SucesosSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Policía busca a los cuatro individuos que ayer atracaron una perfumería en el distrito de Retiro llevándose unos 1.300 euros en efectivo y gran cantidad de cosméticos y perfumes que cuatro empleados tuvieron que cargar en dos vehículos.

Según ha informado hoy un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, los hechos ocurrieron a las 9.00 horas cuando dos trabajadores de la tienda Bodybell situada en el número 138 de la calle del Doctor Esquerdo se disponían a abrir el establecimiento.

En ese momento, un individuo con aspecto de toxicómano les abordó por detrás y, una vez dentro de la perfumería, les amenazó con un revólver y con otra arma aparentemente semiautomática.

Instantes después, un segundo individuo accedió a la tienda portando un paquete que aseguraba contener un explosivo.

Los delincuentes obligaron a los empleados a abrir la caja fuerte y la caja registradora, haciéndose con unos 1.300 euros en efectivo.

En ese momento, otras dos trabajadoras llegaron a la tienda y, junto a sus dos compañeros, fueron obligadas a hacer paquetes con productos de cosmética y perfumería.

Los cuatro empleados han señalado que el hombre que portaba el supuesto explosivo mantenía una conversación a través del teléfono móvil en la que solicitaba un "camión grande".

Los dos atracadores obligaron a los dependientes a ponerse su ropa de trabajo y a cargar y trasladar los paquetes a dos vehículos aparcados en la vía y, aparentemente, vigilados por dos mujeres.

Mientras esto ocurría, un hombre que pasaba por el lugar se sorprendió de que los empleados de Bodybell guardaran paquetes en coches que no tenían distintivos de la firma bajo la vigilancia de varias personas que no vestían el uniforme.

Cuando uno de los delincuentes se percató de la presencia de este ciudadano, le obligó a entrar en la tienda.

Al terminar de cargar la mercancía en los vehículos, advirtieron a los cuatro trabajadores y al viandante de que si avisaban a la Policía harían explosionar el artefacto oculto en el paquete, que resultó ser "de pega", según el portavoz policial.

Los cuatro individuos se dieron a la fuga en los dos turismo y, de momento, la Policía no ha practicado ninguna detención.