Aseguran que las avalanchas en el Madrid Arena eran "habituales"

Los abogados de las víctimas visitarán el próximo miércoles el pabellón

madrid

| 07.12.2012 - 14:44 h
REDACCIÓN

Testigos de la tragedia ocurrida en la fiesta de Halloween celebrada en el Madrid Arena aseguran que las avalanchas durante otras macrofiestas organizadas por Diviertt, como sesiones del 'Klubbers Meeting' o de 'Space of Sound', eran "habituales" con la diferencia de que el aforo era mucho menor para estos eventos. "Las avalanchas se han producido siempre, pero con menos gente en la sala", han asegurado a Europa Press fuentes próximas a la investigación y han insistido en que, con aforos de 5.000 personas, los tapones en los pasillos de acceso o salida a la pista central eran frecuentes.

En la fiesta de Halloween, el aforo permitido se situaba en 10.600 personas y Diviertt vendió al menos 16.791 entradas, según el recuento judicial de las entradas que contenían las urnas halladas en un pabellón anexo. A estas entradas habría que sumar los pases vips, las invitaciones a los dj o el número de personas que se colaron en el recinto. Así, según las mismas fuentes, el total dobló o triplicó el número de personas permitidas en el local.

De los ocho pasillos, cada uno de unos tres metros de ancho, de los que cuenta la pista dos de ellos estaban cerrados, ya que correspondía a los accesos de los camerinos y al escenario.

Abogados de las acusaciones particulares han opinado a Europa Press que esto fue "una imprudencia" y han asegurado que esto demuestra que la empresa de Miguel Angel Flores, Diviertt, no "está capacitada para organizar este tipo de eventos". Por ello, critican que se pueda estar organizando otra macrofiesta para celebrar el próximo Fin de Año.

VISITA AL RECINTO

Por otro lado, los abogados que representan a las familias de las jóvenes fallecidas visitarán el próximo 12 de diciembre el recinto municipal para conocer 'in situ' dónde se produjeron las avalanchas humanas que desembocaron en la tragedia. Así lo ha acordado el juez juez Eduardo López a instancias de una petición formulada por las acusaciones particulares. Los abogados quieren conocer los lugares exactos en dónde se produjeron las avalanchas, las dimensiones de la pista central del pabellón, así como los accesos a los pasillos.

La emisión de varios vídeos que constan en la causa ha destapado, entre otros aspectos, que una persona abrió durante la fiesta unas puertas de emergencia para que pudiera acceder más gente al recinto.

En las imágenes se aprecia la apertura de dos caminos por parte de personal de Kontrol 34, ataviados con chalecos amarillos, que conducen a pasillos de evacuación del recinto, situados en la planta 1 y en la planta 0. La puerta principal, atestada de jóvenes que querían entrar al concierto de Steve Aoki, se encontraba en la segunda planta de la instalación.

"Queremos saber cómo pasaron las cosas y dónde. Queremos ir al recinto para ver lo que muestran las imágenes grabadas. Los vídeos están tomados desde diferentes ámbitos. Queremos saber la dimensión de la pista para dividirla por la gente que puedo haber, más de cuatro o cinco personas por metro cuadrado", ha indicado uno de los letrados.

El magistrado ya realizó el pasado 14 de noviembre una inspección ocular al recinto junto con el fiscal, la Policía Nacional y los agentes que esa noche asistieron a la fiesta, estando fuera de servicio.

Ese día se comprobó que las puertas estaban abiertas, excepto dos, y no se localizaron las entradas, que aparecieron días después en un pabellón anexo al principal. El recuento judicial ha concluido hoy con 16.791, un 58 por ciento más del aforo permitido.