El profesor del Vallmont admite ser "cariñoso" pero niega los abusos sexuales

Los familiares de las víctimas del exprofesor del colegio Vallmont quieren que el juicio acabe "cuanto antes"

El juicio se celebra a puerta cerrada, en una decisión poco habitual

madrid

| 24.01.2017 - 08:57 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El profesor del Colegio Vallmont de Villanueva del Pardillo Carlos R.I. ha reconocidoen el juicio que es un docente "cariñoso" como el resto de profesores del centro, pero ha negado tajantemente haber abusado sexualmente de trece niños durante 2010 y 2015.

Fuentes jurídicas presentes en el juicio, que se celebra a puerta cerrada en la Audiencia Provincial de Madrid, han explicado que el profesor ha negado todos y cada uno de los trece delitos de abusos sexuales que le imputa la Fiscalía e incluso se ha mostrado "sorprendido" por estar sentado hoy ante el tribunal.

El procesado, que ha respondido durante hora y media a todas las partes, ha asegurado que "se han malinterpretado sus gestos en la clase" porque una cosa es ser un profesor "cariñoso", como todos los que trabajan en el centro escolar, y otra muy distinta es acusarle de unos hechos tan graves como abusos sexuales a menores.

Así, ha dicho que esas "muestras de cariño" hacia los niños conllevaban a veces "algún beso" pero como hacían sus compañeros del Vallmont, aunque ha dicho que "jamás con un trasfondo sexual".

En este momento, las acusaciones han pedido al acusado que definiera más ese concepto de "cariñoso", pero la presidenta del tribunal les han interrumpido al explicar que es un término muy ambiguo ya que lo que para unos es algo sexual, para otros puede ser una muestra de cariño, según han mencionado otras fuentes.

No ha mencionado en ningún momento al Colegio Vallmont en su comparecencia pero sí a sus compañeros, de quienes ha dicho que le han apoyado siempre. La Fiscalía pide 71 años de prisión para el profesor del Vallmont por trece delitos continuados de abusos sexuales a menores de trece años durante los años 2010 al 2015, si bien las familias elevan la pena hasta los 91 años.

Tras su declaración, la sala visionará ahora las grabaciones de los menores que fueron tomadas en la fase de instrucción, cuando declararon ante el Juzgado de Instrucción número 3 de El Escorial.

La Sala ha acordado hoy que todas las sesiones de la vista oral se celebren a puerta cerrada, como así ha sucedido con la declaración del acusado, un hecho inusual y que no se producía en la Audiencia Provincial desde 2008 con el caso del pederasta Nanisex.

PETICIONES

La Fiscalía Provincial de Madrid pide un total de 71 años de prisión para el ex docente. El acusado permanece privado de libertad por esta causa desde el 27 de febrero de 2015. Por su parte, la acusación particular pide un total de 91 años de prisión, a razón de 7 años por cada uno de los presuntos delitos a cada uno de los menores, según ha confirmado a Europa Press el abogado, José Miguel Garrido.

En cuanto a la indemnización daños morales, la acusación particular pide la cantidad de 10.000 euros para cada niño y la "inhabilitación especial" del profesor, que supone 5 años más sin poder ejercer tras el cumplimiento de la pena de prisión.

Respecto a la Fiscalía, pide entre 5 y 6 años de prisión por cada uno de los presuntos abusos hacia los menores y una indemnización por daños morales de entre 1.500 y 3.000 euros para cada uno, lo que suma la cantidad de 27.600 euros. Asimismo, se solicita la pena de inhabilitación para el ejercicio de la actividad docente o cualquier profesión que implique contacto o relación con menores de edad.

En su escrito, el Ministerio Público subraya que, en su doble condición de tutor y profesor de 3º y 4º de Primaria, el acusado se aprovechó de la confianza y admiración que despertaba en los menores de edad para "satisfacer sus más reprobables instintos sexuales".

El profesor, según la Fiscalía, "abusando de su condición de 3º y 4º de primaria del referido centro escolar, y en algunas ocasiones también de su condición de tutor de alguno de sus alumnos, y aprovechando la confianza y admiración que despertaba entre los mismos, durante los años 2010 a 2015, guiado en todo momento por el ánimo de satisfacer sus más reprobables instintos sexuales, procedió del modo siguiente", recoge el escrito de acusación.

Según el documento de la Fiscalía, la presunta actividad delictiva del ex profesor seguía siempre un patrón muy similar en todos los casos. Mientras impartía clases a niños de 8 y 9 años, llamaba a un determinado alumno y le pedía que se acercara a su mesa para corregir un dictado o los deberes.

En ese momento, al parecer, invitaba al menor a sentarse sobre sus piernas y "aprovechando que lo que pasaba sobre la mesa del profesor no podía ser visto por los demás alumnos", realizaba tocamientos por encima de la ropa del menor o metía su mano por dentro del pantalón y el calzoncillo.

El Fiscal recoge que este tipo de conducta la hacía de forma "reiterada" con el mismo alumno y durante los dos años que cursaba 3º y 4º de Primaria. Unas veces se limitaba a "tocar el culo del alumno y a pellizcarle", y en otras "le chupaba o le mordía la oreja".

Se indica además en el escrito de acusación del Fiscal que no siempre se limitaba a ese tipo de conductas, sino que también se atrevía a tocarles en la zona genital. Los "reprobables" instintos sexuales del profesor le llevaron incluso a hacer cosquillas a sus alumnos por dentro de la ropa y darles "besos en el cuello".