Aprobado el plan que permitirá construir dos torres en el suelo del Calderón

El Plan ha salido adelante solo con los votos a favor del PP

Permitirá el derribo del estadio del Atlético y la construcción de dos rascacielos de 36 plantas

madrid

| 26.11.2014 - 13:55 h
REDACCIÓN

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado definitivamente el Plan Parcial de Reforma Interior que ordena el ámbito del Vicente Calderón y Mahou, que permitirá el derribo del estadio del Atlético cuando esté acabada la Peineta y la construcción en esos terrenos de dos rascacielos de 36 plantas.

El Plan ha salido adelante solo con los votos a favor del PP, ya que PSOE, IU y UPyD son contrarios a la forma en que se ha planeado esta operación, que consideran muy distinta a la original, proyectada en plena carrera olímpica de la capital de España.

En el debate de hoy, el concejal socialista Diego Cruz ha acusado al Gobierno municipal de hacer "un urbanismo a la carta de los promotores" y de haber convertido un buen proyecto, que el PSOE apoyó en su día, en una "salvajada" y una "barbaridad". Cruz ha dicho a la delegada de Urbanismo que "se ha pasado por el arco" el interés de los ciudadanos.

El portavoz de IU, Ángel Pérez, ha opinado que el proyecto original tenía un interés público ligado a los juegos olímpicos y beneficios para ambos barrios pero el actual solo es "una operación de dos promotores" que "serán los que se beneficien fundamentalmente".

A su vez, el edil de UPyD Mariano Palacios ha opinado que esta operación "responde a una coyuntura histórica que ya no volverá" y se enmarca "en el contexto del fracaso olímpico y la huida hacia delante que supone el objetivo de dar una salida al que iba a ser el estadio olímpico".

PAZ GONZÁLEZ: 2UNA BUENA SOLUCIÓN PARA LA CIUDAD, PLENA DE RIGOR URBANÍSTICO Y JURÍDICO"

En contra de lo dicho por la oposición, la delegada de Urbanismo y Vivienda, Paz González, ha asegurado "no se ha cambiado ningún planteamiento inicial" y que "siempre estuvieron previstas las torres". González ha indicado que "se han estudiado otras hipótesis" pero el proyecto que combina "bloques lineales de baja altura y bloques esbeltos de gran altura" es el que garantiza el cumplimiento de los objetivos.

La delegada ha afirmado que la Peineta "sigue siendo de interés para la ciudad" aunque ya no habrá Juegos Olímpicos y ha recordado que el Atlético de Madrid está pagando las obras del estadio, que costarán 195 millones de euros, y la parcela sobre la que se levanta, valorada en más de 41 millones.

En definitiva, a su juicio este plan se caracteriza por su "rigor técnico, urbanístico y jurídico" y es "una buena solución de ciudad cuyos efectos se dejarán sentir en el conjunto de la ciudad".

El documento aprobado por el Pleno ordena un ámbito de 204.218 metros cuadrados situado junto al río Manzanares, de los que 61.251 corresponden a la antigua fábrica de cervezas Mahou y 31.046 son del Atlético de Madrid, mientras 111.921 son de titularidad pública con carácter dotacional.

La edificabilidad total será de 175.365 metros cuadrados, de los que 48.054 serán para desarrollar la edificabilidad asignada y 156.164 se destinarán a dotaciones públicas.

Los edificios de viviendas se concentrarán en cuatro nuevas manzanas en los terrenos de la cervecera aunque en el suelo que ahora ocupa el Calderón se construirán dos rascacielos de 36 pisos, algo más altos que la Torre de Madrid, en medio de un parque que formará parte de los nuevos 36.333 metros cuadrados de zonas verdes.

También está incluido el soterramiento del tramo que queda en superficie de la M-30, con una aportación de los promotores del 57%, dos nuevos bulevares ajardinados que bajarán desde la Puerta de Toledo y otro paseo hacia la Glorieta de Pirámides.

Para usos terciarios se ha previsto la implantación de 17.536 metros cuadrados y para equipamiento educativo 10.830, mientras habrá 4.263 plazas de aparcamiento y el Ayuntamiento recibirá 17.536,5 por el 10% legal del aprovechamiento lucrativo total.

Mientras la fábrica de Mahou es ya solo un solar, el estadio Vicente Calderón no será derribado hasta que el Atlético de Madrid se traslade a su nuevo estadio en lo que todavía es conocido popularmente como La Peineta, lo que está previsto para 2017.