Aplazado el desalojo de una de las familias afectadas por la compra del edificio de Argumosa

Edificio de Argumosa 11

madrid

| 05.07.2018 - Actualizado: 12:58 h

AGENCIAS

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El desalojo de una de las familias afectadas por la compra del edificio ubicado en el número 11 de la calle Argumosa, en Lavapiés, previsto para las 10.30 horas de este jueves, ha sido aplazado hasta el próximo 31 de julio. Pepi Santiago, una mujer viuda de 65 años, y sus dos hijas de 27 y 28 años, que viven en el bloque desde hace más de 20 años, podrán continuar en el cuarto piso de este edificio hasta finales de julio, después de acreditar, en un principio, que no tiene alternativa habitacional.

El bloque fue adquirido por la empresa Inversión en Proindivisos S.L., que según esta vecina, la única intención que tienen "especular y hacer pisos de alquiler vacacional".

A las 10.15 horas tres miembros del Samur Social han entrado en el edificio para conocer la situación de la familia, y detrás de ellos han entrado dos policías vestido de civil que no se han identificado. Miembros del Sindicato de Inquilinos de Madrid, que se encontraban allí para parar el desahucio, no les han permitido acceder a la vivienda ya que estos no se habían identificado al principio.

El portavoz del Sindicato, Javier Gil, ha declarado que "se les ha explicado que lo que estaban haciendo era ilegal, al no identificarse y pretender entrar en la vivienda antes que la comisión judicial".

Después de que Samur Social haya acreditado que, en un principio, la familia no tenía una alternativa habitacional se ha aplazado el desahucio. Por su parte Pepi se ha mostrado visiblemente emocionada y ha afirmado que no sabe qué va a hacer. "O me pego un tiro o me tiro por el balcón como ese de Barcelona", ha dicho.

Del mismo modo, la vecina ha informado indignada de que los abogados que representan a la empresa propietaria del edifico le habían dicho que fuese el Sindicato el que le pagase otro alquiler.

Por el momento, explica que el Ayuntamiento no ha ofrecido una solución habitacional a esta vecina y está a la espera de un informe definitivo que acredite esta ausencia de alternativa habitacional. En el mes de julio estaba previsto el desalojo de cuatro familias de este edificio. Hasta ahora, se ha aplazado el desahucio de dos de ellas y se esperan otros antes de que se acabe este mes.