Aparecen nuevas amenazas dirigidas a David Pérez como "muerte al opresor" y "fuck Pérez"

David Pérez

madrid

| 09.03.2016 - 12:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El Ayuntamiento de Alcorcón ha afirmado este martes que durante el día de ayer aparecieron nuevas pintadas amenazantes dirigidas al alcalde de Alcorcón, David Pérez, localizadas en la plaza de San Pedro Bautista.

En ellas se podía leer: "puto alcalde", "muerte al opresor" y "fuck Pérez". No es la primera vez que se encuentran mensajes dirigidos en estos términos al regidor. Desde que ocupase el Gobierno, durante su primera legislatura, Pérez ha denunciado públicamente hechos similares en al menos tres ocasiones.

A pesar de estas amenazas, según han señalado fuentes municipales, el regidor "continuará trabajando con el mismo rigor y ahínco por y para los vecinos del municipio, y no se dejará amedrentar". ELIMINACION PINTADAS

Las mismas fuentes han destacado que la Empresa de Servicios Municipales de Alcorcón (Esmasa) cuenta con personal específico para eliminar todos los grafitis.

"Además se repintan paredes o mobiliario dañado, utilizando chorros de agua a presión con máquinas específicas y aplicando pinturas especiales que reducen el impacto de los sprays utilizados para hacer los grafitis", han agregado.

Desde que comenzó el año, agentes de la Policía Municipal han denunciado y expedientado hasta en cuatro ocasiones a varias personas por realizar pintadas en la ciudad.

"La última fue a finales de enero, cuando un grupo de jóvenes efectuaron pintadas en la Ermita de la ciudad, por las que se enfrentan a multas que pueden alcanzar los 3.000 euros", han explicado.

En cifras, el pasado año el Ayuntamiento de Alcorcón interpuso 20 denuncias por esta causa, frente a las 52 de 2014, y se limpiaron 200.000 metros cuadrados de pintadas, lo que supuso a las arcas municipales un coste de 100.000 euros.