Ana Botella y Alejandro Blanco ofrecen unos Juegos "para todos" y un legado "para siempre"

Ana Botella y Mariano Rajoy

madrid

| 18.03.2013 - 12:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el presidente de Madrid 2020, Alejandro Blanco, ofrecieron hoy unos Juegos "para todos" y un legado "para siempre", durante la primera ponencia expuesta ante la Comisión de Evaluación del COI, coordinada por el consejero delegado de la candidatura, Víctor Sánchez.

Botella afirmó que los Juegos forman parte "del ADN de Madrid, porque desde hace casi quince años todas las políticas públicas estratégicas de esta ciudad se han diseñado y ejecutado con vistas a esta meta".

La alcaldesa recordó las mejoras experimentadas por la capital gracias al empeño olímpico, como el centenar de instalaciones deportivas creadas desde 1999, la expansión de la red de transporte, accesible en un 70 por ciento actualmente con el objetivo de alcanzar el cien por cien en 2020, y las más de 20 competiciones deportivas organizadas en la última década.

Según Botella, esto permite a Madrid 2020 utilizar una "infraestructura excelente con la que ya cuenta", sin la necesidad de "lanzar ingentes proyectos de construcción nuevos".

"El 78 por ciento de la infraestructura necesaria está ya construida. La inversión todavía necesaria es asequible y nos permitirá hacer realidad los Juegos con un presupuesto inteligente. Por eso puedo afirmar con toda confianza que nuestro plan es realista y viable", añadió.

El presidente de la candidatura y máximo mandatario del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, destacó que Madrid ha hecho un proyecto pensado para los deportistas, en el que los Juegos sean un instrumento de integración, unidad y cohesión social.

Blanco adelantó que las ceremonias de apertura y clausura, el 7 y el 23 de agosto -1 y 22 de septiembre para los Juegos Paralímpicos-, "tendrán un fuerte sabor español y estarán perfectamente adaptadas a las innovaciones tecnológicas del momento con el fin de unir a la juventud mundial, presencial o virtualmente".

Estas fechas fueron defendidas como las más idóneas por el consejero delegado de M2020, Víctor Sánchez, quien destacó el "tamaño ideal" de Madrid para acoger los Juegos, con distancias cortas, tiempos mínimos en trayectos y sedes ubicadas dentro de la ciudad.

Sánchez habló de unos Juegos "concretados pero espaciosos" como "eje" en la concepción de Madrid 2020, que ha tenido en cuenta experiencias anteriores y ha trabajado junto a Londres 2012 -los Juegos más recientes- como referencia, "especialmente en el concepto de localizaciones y en la importancia del legado".

"Hemos evitado los llamados 'elefantes blancos', aquellos que no tienen un uso real para los ciudadanos después de los Juegos. Por eso hemos priorizado las infraestructuras existentes; luego aquellas que suponían una necesidad clara para la ciudad y finalmente, en caso de no poder asegurar usos futuros, hemos optado por soluciones temporales", explicó Sánchez.