Ana Botella suprimirá la tasa de basuras en 2015

En el Foro ABC anuncia la retirada en julio de los parquímetros de Carabanchel, Fuencarral y Hortaleza

madrid

| 28.04.2014 - 17:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, suprimirá la tasa de basuras desde 2015 sin reducir las prestaciones del servicio de recogida de residuos, eliminará los parquímetros en los cascos históricos periféricos desde el 1 de julio y aumentará las inversiones este año hasta 375 millones de euros.

Ana Botella ha hecho estos anuncios en un almuerzo informativo del Foro ABC en el que ha estado arropada por su esposo, el ex presidente del Gobierno José María Aznar; por los ministros de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y de Fomento, Ana Pastor, y por el presidente madrileño, Ignacio González.

Con la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, y la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, sentadas también entre los invitados, la alcaldesa ha dicho además que ahora no es el momento de tomar la decisión sobre quién liderará en el futuro el proyecto del PP en la capital de España.

Ana Botella ha dicho que el debate sobre el futuro de Madrid y de los madrileños es más importante que el debate acerca de su futuro, aunque en todo momento ha hablado como si fuera a continuar: "nos ocuparemos en los próximos años -ha dicho por ejemplo- de asegurar la buena convivencia entre todos, dedicando a ello todo el esfuerzo realizado estos últimos años.

O también: "dedico y seguiré dedicando en el futuro toda mi energía a encontrar soluciones; soluciones que nos permitan convivir en una ciudad que todos podamos disfrutar, que nos permitan convivir mejor".

En todo caso ha zanjado el tema diciendo que "respeta" a los ciudadanos y que es "consciente de que estos debates, a día de hoy, no son los suyos".

En el coloquio posterior, Botella ha subrayado que su futuro depende del presidente del partido, Mariano Rajoy, y ha preferido no pronunciarse sobre cuándo deberían anunciarse los candidatos, más allá de apuntar que aún falta un año para las elecciones y que "es bueno dar estabilidad" a quienes gobiernan ahora.

Preguntada si respecto a Aguirre y Cifuentes se siente rival, compañera o amiga ha contestado que se siente "más amiga" y "después compañera".

Ana Botella ha asegurado que no veía este acto como el arranque de su precampaña para ser candidata sino que su objetivo era "explicar un poco lo que se ha hecho hasta llegar aquí" y lo que se va a hacer en el futuro.

"Yo tengo una idea de lo que debe ser el futuro de la ciudad de Madrid independientemente de quién lo lleve a cabo", ha sentenciado.

HACER FRENTE A LA CRISIS HA SIDO INGRATO PERO VITAL

El discurso de Ana Botella, que ha titulado "Lo que nos queda por hacer", ha comenzado con una muestra de cercanía a los ciudadanos, al decir que "los datos nos indican que la crisis ha empezado a quedar atrás" pero que no es eso "todavía exactamente" lo que le dicen muchos de los madrileños con los que se encuentra y habla "todos los días".

"Por supuesto, desde 2011, la acción del Gobierno de Mariano Rajoy, ha corregido los peores efectos de la política del Gobierno de Zapatero (...) pero cuando intercambio impresiones cada día con los madrileños soy consciente de que la crisis y sus inquietudes siguen estando ahí", ha afirmado.

Además, ha declarado que "la política sufre de un gran descrédito estos últimos años y España no es una excepción" y que "en toda Europa la duda, la desconfianza es la tónica generalizada", algo ante lo que los políticos deben reaccionar.

Quizá en esa línea ha comentado que algo que ha aprendido "es que nunca es tarde para hablar con franqueza a los madrileños, no sólo sobre lo que se ha hecho sino también sobre lo que queda por hacer".

Siguiendo su propio consejo ha manifestado que "para hacer frente a las consecuencias de la crisis" ha llevado a cabo "un trabajo ingrato, pero vital", puesto que ahora la ciudad "funciona" con un gasto corriente anual reducido en cerca de 500 millones de euros.

"Hoy las cosas están mejorando, pero siguen existiendo riesgos, y no me gustaría dejar Madrid en manos de aquellos que ya nos anuncian que siguen creyendo en el dogma del gasto público... como si la crisis nunca hubiera ocurrido", ha dicho en referencia a sus adversarios de la izquierda.

Preguntada en el coloquio por la posible actitud de UPyD tras las elecciones se ha limitado a decir que cree que este partido tiene el compromiso de apoyar a la lista más votada.

Y sobre la repercusión que pueda tener que se abra el juicio del Madrid Arena en plena campaña electoral ha dicho: "lo que me importa es el sufrimiento de las familias que perdieron a sus hijas y lo demás es accesorio".