Aguirre encarga a Cavero recortar gastos sin subir las tarifas del transporte

Pablo Cavero aboga por equilibrar inversión y mantenimiento en Transportes

madrid

| 25.01.2012 - 15:37 h
REDACCIÓN

La presidenta regional, Esperanza Aguirre, ha manifestado que el nuevo consejero de Transportes, Pablo Cavero, tiene instrucciones suyas de recortar el gasto y las subvenciones "allí donde sea posible", pero ha asegurado que no va a subir las tarifas ni va a privatizar el Metro. El nueco consejero de Transportes e Infraestructuras madrileño, Pablo Cavero, que ha tomado este mediodía posesión de su cargo en la Casa de Correos viene con ese encargo de la presidenta y ha asegurado que tratará de hacer un "equilibrio" entre inversión y mantenimiento de las infraestructuras y los transportes de la región, que, en base a su experiencia, están en "primera línea" europea.

Cavero ha tomado posesión de su cargo a primera hora de esta tarde en la sede del Gobierno regional, en un acto presidido por la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, y que ha congregado a familiares, amigos, miembros del Ejecutivo y diputados regionales.

En sus primeras palabras tras jurar el cargo se ha definido como "nuevo servidor del Estado" y se ha mostrado agradecido de formar parte "de este gran equipo de gobierno de líderes de la Comunidad de Madrid".

Ha elogiado las medidas adoptadas en la región para "capear" la crítica situación económica y se ha mostrado convencido de que, con el "apoyo" de la oposición, la salida de la crisis de la Comunidad de Madrid "se acelerará". El primer pilar para ello, ha dicho, es recuperar la confianza de los ciudadanos, y ha considerado que las medidas estructurales y coyunturales que están adoptando los gobierno 'populares' posibilitarán la recuperación de la competitividad y el crecimiento.

Cavero, de 43 años y procedente del sector privado, ha explicado que su salto al ámbito público es "vocacional", que obedece "a una llamada que tenía interior" y que, a su juicio, resulta "fundamental para la sociedad" tal transición. En un futuro, no obstante, retornará al sector privado, al que llegará "con menos amigos" que los que tiene ahora aunque con el mismo número de hijos, cinco.

Tras el acto institucional, Cavero ha mantenido un breve encuentro con los informadores a los que ha pedido un periodo de gracia de, al menos, cien horas tras su "aterrizaje" en la Consejería que hasta el pasado 22 de diciembre dirigía Antonio Beteta. De momento se propone "tratar de mejorar, si es posible", la calidad del servicio de los transportes y las infraestructuras madrileños que, no obstante, ha situado en "los mejores niveles europeos; en primera línea".

Se ha propuesto mantener e incrementar el nivel de calidad de estos servicios, algo que ha considerado un "reto" en el actual contexto de crisis donde los recursos "van a ser escasos para todos".

"Con lo que tengamos trataremos de hacer lo mejor posible", ha manifestado Cavero, tras abogar por "un equilibrio" entre inversión y mantenimiento de las infraestructuras y los transportes de la región.

El consejero ha desvelado que las conversaciones para ocupar un cargo en el Gobierno de Esperanza Aguirre se han desarrollado "desde hace semanas" aunque ha sido "en los últimos días" cuando ha concretado la aceptación de la oferta.

Pablo Cavero, hijo del exministro Iñigo Cavero, no es militante del PP "todavía", y ha asegurado qe tratará de cumplir "al máximo" el programa electoral y los compromisos adquiridos por Esperanza Aguirre, de quien ha recibido su "enhorabuena" por haber aceptado el cargo.

DISMINUIR LOS GASTOS

Previamente, Esperanza Aguirre había puesto de manifiesto en el Comité de Dirección del PP de Madrid, que si ha tardado 33 días en sustituir al antiguo consejero de Transportes, Antonio Beteta ha sido porque esta decisión "no era fácil" ,ya que el puesto le parecía "importantísimo" dada el abundante presupuesto que se maneja y el valor de las inversiones y de las infraestructuras que dependen de este área.

Además ha indicado que ha buscado la persona mas adecuada para "disminuir gastos" en una Consejería que, según ha señalado, recibe 1.000 millones de euros al año en subvenciones de la Comunidad de Madrid, una partida que, en su opinión "se puede disminuir" y un objetivo en el que ha dicho que ya había empezado a trabajar Beteta antes de marcharse al Gobierno central.

La reducción de esos gastos, según la presidenta, permitiría a la Comunidad atender otras necesidades que considera prioritarias y sin coste para el contribuyente, como la Educación obligatoria o la Sanidad, afirmación que ha aprovechado para insistir en Madrid "no habrá copago" mientras ella sea presidenta.

Ha asegurado que la manera de que no subir las tarifas del transporte público madrileño y a la vez recortar subvenciones es "reducir gastos" y ha dicho que en los cuatro años que lleva aplicando el ahorro "cada día encuentra un gasto nuevo" de los "no obligatorios" en el que "se podía meter la tijera".

Ha justificado la elección de Pablo Cavero porque, ha dicho, "ha mamado del servicio público desde que nació" (es hijo del ex ministro de político democristiano Iñigo Cavero, que ocupó varias carteras ministeriales en los primeros años de la transición). Además, ha considerado que la trayectoria profesional en el sector privado del nuevo consejero le hacen ser la persona más adecuada para "reducir gastos innecesarios" en la Administración pública.

Según Aguirre, el nuevo consejero le ha contado que siempre ha tenido vocación política pero que su padre le animó a que entrara en este mundo cuando tuviera "garantía de independencia económica" y que esa la adquirido en estos años de trabajo en el sector público, donde ha asegurado que Cavero "cobraba más que lo que va a ganar ahora".