Aguirre defiende la compatibilidad de su cargo con su fichaje por una empresa

Lucía Figar recuerda a Tomás Gómez sus "cuatro sueldos" de dinero público

La ex presidenta aplaude la política educativa del PP ante los dogmas de la izquierda y del nacionalismo

madrid

| 15.01.2013 - Actualizado: 13:21 h
REDACCIÓN

Esperanza Aguirre, ha defendido la compatibilidad de su trabajo en una empresa privada con el Presidencia del PP de Madrid y se ha preguntado si "hay que ser funcionario para ser presidente local de un partido".

Aguirre ha hecho esta reflexión un día después de que se anunciara que dejará su puesto de funcionaria del Estado en Turespaña para incorporarse a la empresa de cazatalentos Seeliger y Conde.

En un desayuno organizado por el PP de Madrid, Aguirre no ha esperado a que los periodistas le preguntaran si su nuevo puesto es compatible con mantener la presidencia del PP de Madrid y ha dicho no comprender las críticas que ha suscitado su fichaje.

"¿Qué se considera necesario? ¿Ser elegida por los militantes no sirve? ¿O ser afiliado durante muchos años? ¿Hay que ser funcionario para ser presidente local de un partido?", se ha preguntado, al tiempo que ha confesado sentirse "ilusionada" con el hecho de que una firma catalana haya pensado en ella y le haya fichado.

LUCÍA FIGAR RECUERDA A TOMÁS GÓMEZ SUS CUATRO SUELDOS DE DINERO PÚBLICO

La portavoz del PP en la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, ha dicho hoy que el secretario general del PSM, Tomás Gómez, ha cobrado durante varios años "cuatro sueldos de dinero público", el de senador, el de diputado autonómico, el del Partido Socialista de Madrid y el de profesor "enchufado" en la universidad pública.

Para la portavoz del PP, que ha intervenido en el Foro Madrid, celebrado en Las Rozas, Gómez "no tiene que andar dando lecciones a una personas que se ha buscado un puesto en la empresa privada".

Figar ha respondido así a las palabras del líder de los socialistas madrileños quien ha calificado de "casualidad" el que la expresidenta regional, Esperanza Aguirre, haya encontrado trabajo -en la empresa Seelinger y Conde- en un país con seis millones y medio de parados.

En el marco de esta polémica, Figar ha destacado el comportamiento "impecable, admirable y ejemplar" de Aguirre, que "en todo este tiempo" -ha subrayado- no ha cobrado "un sólo euro del Partido Popular" y, además, "ha renunciado" a su puesto, pidiendo la excedencia en Turespaña.

"Esperanza Aguirre es una política que ha dejado el poder desde la cima y que ahora ha emprendido una nueva etapa en una empresa con la que no ha tenido relación en su vida política", ha comentado la portavoz del PP.

Figar entiende que los ciudadanos "no tienen ninguna queja" de que los políticos pasen a la empresa privada sino que se quejan de "la mamandurria" o que se cobre de un puesto dinero público al dejar el cargo.

Cree, además, que cuando "echen de su puesto" a Tomás Gómez "no tendrá quien le contrate en una empresa privada" porque de ésta nunca ha cobrado un euro.

Lucía Figar ha asegurado que se siente "contentísima" con sus responsabilidades como consejera de Educación, Deportes y Juventud aunque no descarta "acudir a los servicios de Esperanza Aguirre" si algún día abandona la política.

AGUIRRE DEFIENDE LA POLÍTICA EDUCATIVA DEL PP QUE PRETENDE FORMAR CIUDADANOS LIBRES Y CRÍTICOS

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha defendido hoy la política educativa del PP, que pretende formar "ciudadanos libres y críticos" frente a los "dogmas" de la izquierda, que busca "adoctrinar", o a los nacionalistas, que quieren "inculcar mitos y fantasías".

Durante un desayuno del Foro Madrid del PP protagonizado por la consejera madrileña de Educación, Lucía Figar, a la que ha presentado Aguirre, la expresidenta regional y exministra de Educación ha subrayado que para el PP esta cartera es "apasionante" pero a la vez un "potro de tortura", ya que en la última década "se ha convertido en campo de intenso debate político".

Y es que, según Aguirre, mientras los ministros o consejeros del PP creen que la educación debe servir para que los alumnos "descubran y desarrollen sus aptitudes", para la izquierda es "un arma para adoctrinar, para la ingeniería social, para construir ciudadanos de acuerdo con sus ideas", y para los nacionalistas es una herramienta "para inculcar sus mitos, fantasías e interpretaciones de la historia".

"De manera que los responsables políticos de Educación del PP tienen que atender a dos frentes: ocuparse de que la educación funcione y sea de calidad y, al mismo tiempo, dar la batalla ideológica contra los dogmas de la izquierda y contra las manipulaciones de algunos nacionalistas", ha resumido.

Aguirre, que ha presentado a Figar en el desayuno un día después de que anunciase que deja su puesto de funcionaria en Turespaña para incorporarse a la empresa de cazatalentos Seeliger y Conde, ha arremetido contra la izquierda por considerar que la educación es "un coto privado" en el que "imperan sus dogmas y tópicos", pese a que "han demostrado cumplidamente sus fracasos".

"Para la izquierda, hasta ahora, el tema educativo no era negociable", ha continuado, y ha puesto como ejemplo el hecho de que nada más llegar a la Presidencia del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero derogase la LOCE, "y todo porque tocaba alguno de los dogmas de la concepción educativa de la izquierda".

Bajo su punto de vista, tanto socialistas como comunistas "quieren que la educación sirva para fabricar ciudadanos iguales los unos a los otros, y no para que haya igualdad de oportunidades".

"Nosotros lo que queremos es que la educación sea una manifestación de la libertad, que sirva para formar ciudadanos libres, críticos", ha agregado.

Respecto a los nacionalistas, la expresidenta madrileña ha lamentado que utilicen la educación "para inculcar sus mitos, fantasías e interpretaciones de la historia".

Con este panorama, ha continuado, los responsables de Educación de los gobiernos del PP tienen que atender a dos frentes: "ocuparse de que la educación funcione, que sea de calidad y cada vez mejor y, al mismo tiempo, dar la batalla ideológica contra los dogmas de la izquierda y contra los dogmas y manipulaciones de algunos nacionalistas