Aguirre admira el sistema político británico, el "mejor contra la corrupción"

Aguirre asegura que la "verdadera" reforma laboral es facilitar la contratación y no abaratar el despido

madrid

| 01.05.2015 - 15:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La presidenta del PP de Madrid y candidata a la Alcaldía de la capital, Esperanza Aguirre, se ha declarado "admiradora" del sistema político británico, que considera el mejor para prevenir la corrupción, fomentar la transparencia y dar prestigio político.

Así lo asegura en una entrevista en el diario británico The Telegraph, en el que expresa su admiración también por políticos como los ex primeros ministros Margaret Thatcher y Winston Churchill, el actual dirigente David Cameron o el alcalde de Londres, Boris Johnson, todos ellos del Partido Conservador.

Bajo su punto de vista, el sistema político británico es "el mejor" para prevenir la corrupción, para facilitar la transparencia y para garantizar el prestigio de la política. Y como ejemplo, cita al alcalde de Londres, y asegura que se sorprendió al saber que tiene costumbre de publicar en la web del Ayuntamiento de la capital británica todos los gastos de sus comidas, dónde y cuánto gastaba, hasta lo que comía, y por qué el Consistorio londinense invita a ciertas personas a esas comidas. "Eso es transparencia. Es una buena manera de prevenir la corrupción", insiste.

También remarca las diferencias entre el sistema electoral entre los dos países, y lamenta que el sistema español presente a los electores listas cerradas. Como ejemplo recuerda que en la candidatura a la Comunidad de Madrid hay una lista de 129 personas, de las que los ciudadanos conocen al cabeza de lista o, como mucho, al segundo, y por ello aboga por listas abiertas en las que la gente pueda conocer y votar a quien prefiera representarle en su circunscripción.

De esta forma se evitaría que muchos políticos estén "más preocupados" en caer bien a sus votantes que en representar a sus ciudadanos.

Aguirre -de la que el periódico británico dice que en España se la conoce como la "dama de hierro española"- plantea también que pueda haber elecciones en dos vueltas, como en Francia.

CONTRA LOS SINDIACATOS

La presidenta del PP de Madrid y candidata a la Alcaldía de la capital, Esperanza Aguirre, ha asegurado que la "verdadera" reforma laboral que necesita España consiste en "facilitar la contratación", que es "harto difícil" en este país, y en contra de los que piensan que la clave es abaratar el despido. "La gente cree que la reforma laboral lo que tiene que hacer para crear empleo es facilitar el despido y la verdadera reforma laboral que España requiere es facilitar la contratación, no facilitar el despido, porque la contratación en España es harto difícil", ha señalado en una entrevista con Europa Press.

Y es que, según ha indicado, si uno quiere pagar 1.000 euros a un empleado, "resulta que tiene que poner casi 1.800 entre Seguridad Social, IRPF... todas esas cosas que son impuestos para el empleo". "La contratación hoy en día es muy difícil por los muchos impuestos que se ponen al empleo y la cantidad de jerga y diferencias de contratos que hay", ha señalado.

Por eso, es partidaria de que exista una especie de contrato

único, y aunque en este punto, ha reconocido no saber en qué consiste la propuesta de Ciudadanos a este respecto, sí que ha señalado que 55 variedades de contratos es un disparate" y que se tiene que fomentar un contrato "fácil".

DESPRESTIGIO DE LOS SINDICATOS

Pese a todo, Aguirre está convencida de que la última reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy sí que cumple el "objetivo de crear empleo". "`Cómo no lo va a cumplir si se ha creado ya en un año un millón de empleos!", ha exclamado la dirigente madrileña, quien ha insistido en que "claro que lo cumple" pero que "hace falta que se facilite la contratación".

Y eso, ha dicho, "está en contra de los sindicatos", que se encuentran, a su juicio, "muy desprestigiados y que tendrían que comprender, que no lo comprendieron en los siete años que gobernó Zapatero, que se negaron a llegar a ningún acuerdo a pesar de que el paro seguía subiendo y subiendo".