Aglomeraciones y malestar entre los madrileños por la huelga de transportes

Metro y EMT cifran el seguimiento de los paros al 52% y 76%, y los sindicatos al 100%

Carabante dice que amenaza de incumplir mínimos muestra la "insensatez" sindical

Los sindicatos garantizan los servicios mínimos en Metro para la Cabalgata

El comercio de Madrid se queja del daño económico por el paro del transporte

La huelga de transportes reduce el número de clientes en el centro de Madrid

madrid

| 04.01.2013 - Actualizado: 22:13 h
REDACCIÓN

La primera jornada de huelga de 24 horas en el Metro de Madrid ha dejado esta mañana andenes y convoyes repletos de usuarios, muchos de ellos resignados y otros indignados, mientras que el paro parcial de los autobuses urbanos en la capital ha transcurrido sin incidencias y con escasa afectación al tráfico.

Tanto Metro de Madrid como la Empresa Municipal de Transportes (EMT) y los respectivos comités de huelga han coincidido en la ausencia de incidencias y en el cumplimiento de los servicios mínimos, que han sido del 37 por ciento en el suburbano y del 40-50 por ciento en los autobuses.

En lo que no se han puesto de acuerdo las partes es en el seguimiento de los paros: mientras que Metro de Madrid lo ha fijado por la mañana en el 46 % y por la tarde en el 52 %, y la EMT en el 76,5 %, los sindicatos lo han elevado a casi el cien por cien en ambos medios de transporte.

La huelga en Metro, convocada por el "incumplimiento" del convenio colectivo vigente por parte de la dirección de la empresa, ha ocasionado numerosas protestas de los usuarios por las condiciones de movilidad que vienen sufriendo desde que el pasado mes de septiembre se convocasen los primeros paros.

Desde primera hora de la mañana, y especialmente en horas punta, se han registrado aglomeraciones en los andenes de la mayoría de las líneas debido a que los trenes pasaban con menos frecuencia de la habitual, aunque por la tarde las quejas han sido mucho menores.

COLAS Y AGLOMERACIONES

En algunas estaciones, como en la de Gregorio Marañón, se han formado colas para salir a la calle por la cantidad de viajeros, y en otras, como en las de Plaza de España, Gran Vía o Sol, muchos pasajeros han tenido que dejar pasar trenes porque iban llenos.

La afluencia de viajeros impedía entrar y salir con normalidad de los vagones e incluso una mujer ha perdido un zapato al salir de un tren debido a la densidad de usuarios que intentaban entrar y salir a la vez.

Indignación y resignación convivían hoy entre los usuarios del Metro madrileño que lamentaban tener que llegar "otro día tarde" a su trabajo por la demora del paso de los convoyes.

Un momento de tensión se ha vivido sobre las 11.15 horas en un tren de la Línea 6 (Circular) en el que viajaban los miembros del comité de huelga y algunos trabajadores que iban a la estación de Pacífico donde habían convocado una rueda de prensa al mediodía.

Según ha podido constatar, una viajera les ha pedido "respeto" ante los cánticos que coreaban contra algunos políticos y miembros de la Familia Real, y les ha reprochado que llegaba tarde a su empleo con el consiguiente riesgo de que "me echen".

La respuesta de uno de los trabajadores en huelga ha sido llamarla "esquirola", lo que ha sido recriminado por otros viajeros e, incluso, por sus propios compañeros.

En la EMT, el primer paro -de seis a ocho de la mañana- ha transcurrido sin incidencias notables, aunque a primera hora de la mañana se veían más pasajeros de lo habitual esperando en las paradas.

La huelga en el transporte se ha dejado notar en el comercio, y en plena campaña de Reyes e inicio de rebajas, los comerciantes del centro de Madrid se han quejado de la reducción notable de clientes a consecuencia de la huelga de transportes, que ha provocado menos perjuicio en otras zonas de la ciudad.

Sin embargo, no ha afectado a las carreteras, que según Fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT) no se están viendo afectadas por la huelga de 24 horas de Metro de Madrid ni por la de autobús, debido en parte a que no hay colegio y muchos trabajadores se han tomado unos días de descanso.

SERVICIOS MÍNIMOS EN REYES

Los 7.500 empleados de Metro están convocados este sábado a un nuevo paro de 24 horas coincidente con la celebración de la Cabalgata de Reyes por el centro de la capital, lo que anima a muchas familias a desplazarse en el suburbano por el cierre al tráfico de muchas calles.

El comité de huelga ha denunciado que los servicios mínimos impuestos para esa jornada (80 por ciento) son "abusivos" y una "provocación", pero se han comprometido a cumplirlos y, posteriormente, a recurrirlos ante la Inspección de Trabajo.

CARABANTE: "INSENSATEZ" SINDICAL

El viceconsejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Borja Carabante, ha dicho que la amenaza de los trabajadores del Metro de no cumplir los servicios mínimos en el paro que afecta al tren metropolitano es una "muestra de la irresponsabilidad e insensatez" de los sindicatos convocantes.

Según Carabante, los servicios mínimos incrementados durante las horas de la cabalgata de Reyes, responden a una "situación de especial demanda", como sucede todos los años, y se hace "por motivos de seguridad".

Durante una visita al servicio de atención al público de la Dirección General de Transportes, el viceconsejero de Transportes ha añadido que si se produjera "algún incidente" con alguna persona como consecuencia del incumplimiento de los servicios mínimos "la responsabilidad única" sería de los sindicatos.

A una pregunta sobre la solución al conflicto que vive este sistema de transporte madrileño, Carabante ha opinado que esta pasa porque "los sindicatos desconvoquen los paros y dejen de lado su insaciable demanda de incrementos salariales y de privilegios", que es su motivación para hacer los paros.

EL COMERCIO SE QUEJA DEL DAÑO DE LOS PAROS

El comercio madrileño ha lamentado que los nuevos paros en el Metro y en los autobuses de la EMT vayan a "enrarecer" aún más la campaña de ventas de Reyes y el inicio de las rebajas, después de la "gran incidencia" de las huelgas en el transporte público de las últimas semanas en esta campaña navideña. Así lo ha explicado el presidente de la Confederación de Comercio de Madrid (Cocem), Hilario Alfaro, que ha pedido una ley de huelga que proteja "a los que queremos trabajar y crear puestos de trabajo" y que se sancione "a quien corresponda" si no se cumplen los servicios mínimos del 90 % como han amenazado algunos sindicatos.

La Asociación Española de Centros Comerciales (AECC) ha mostrado su "preocupación" con la huelga de transporte en la Comunidad de Madrid "coincidiendo con la campaña de Reyes y el inicio de las rebajas", un momento "álgido" de ventas.

De hecho, la asociación ha apuntado que "este periodo es esencial para remontar el último trimestre del año, que está siendo especialmente difícil para el consumo" debido a la crisis económica y ha hecho un llamamiento a la "responsabilidad" de los convocantes.

MENOS CLIENTES EN EL CENTRO

En plena campaña de Reyes e inicio de rebajas, los comerciantes del centro de Madrid han constatado esta mañana una reducción notable de clientes a consecuencia de la huelga de transportes, que también ha afectado a quienes acudían a su puesto de trabajo en la zona por retrasos y aglomeraciones.

Entre las calles del Carmen y Preciados, la zona con más actividad comercial de Madrid, las quejas se han repetido: "hay muchos menos clientes hoy que ayer a la misma hora, la gente sabe que es un lío, así que desde hace tiempo, cuando hay huelga lo dejan para otro día", ha afirmado a Efe Jonathan en la tienda de nutrición que regenta.

Sandra, empleada en un establecimiento de juguetes infantiles a tan solo unos metros, ha compartido su descontento y ha observado que desde que hay huelgas de transporte se notan altibajos de clientes.

"A veces está totalmente lleno y a veces totalmente vacío", ha apreciado en una conversación con Efe.

Sin embargo, otros comerciantes como Montse, dueña de una tienda de complementos, y Paula, dependienta de una tienda de jabones, han opinado que este paro incide menos en las ventas en el centro de la capital que en otros barrios, al ser la zona más frecuentada por los compradores durante estos días navideños.

No obstante, los empleados en tiendas de la zona sí se han mostrado mayoritariamente muy molestos por los trastornos que les genera al acudir a sus puestos de trabajo; "El metro hoy era una locura, he llegado treinta minutos tarde", asevera Jonathan.

"He tenido que levantarme media hora antes y coger el autobús para llegar a la hora", ha apuntado Sandra desde el mostrador de una juguetería inusualmente vacía en estas fechas.

Gloria, una de las farmacéuticas del barrio, también ha tenido que cambiar su rutina, ya que tras quince minutos esperando el metro ha optado por ir a trabajar en taxi.

Precisamente Diego, taxista de Madrid, ha comprobado un ascenso del tráfico rodado en la capital como consecuencia de la huelga, si bien él solo ha percibido "un ligero aumento" de su clientela durante esta mañana.