Abre un espacio culinario único en Serrano con sabor a siete estrellas Michelin

Alta gastronomía a precios accesibles en la planta séptima de El Corte Inglés de la calle Serrano

Gourmet Experience (Archivo)

madrid

| 12.01.2015 - 15:49 h
REDACCIÓN

Madrid está hoy un paso por delante en propuestas y calidad gastronómica que no tienen réplica en ninguna otra parte de España y en ocasiones de Europa; así de rotundo lo ha asegurado hoy el chef David Muñoz durante la inauguración del nuevo espacio gastronómico que comparte con Jordi Roca y Roberto Ruiz.

"En la ciudad de Madrid están ocurriendo muchas cosas y ha sido la ciudad más ninguneada; pero de unos años a esta parte están ocurriendo muchas cosas, hay muchas propuestas a nivel gastronómico que no tienen réplica en ninguna otra parte de España y en ocasiones de Europa", ha asegurado hoy Muñoz durante la inauguración del nuevo Espacio Gourmet de El Corte Inglés en su centro de Serrano (Madrid).

Muñoz ha trasladado el primer StreetXO que abrió con El Corte Inglés en el centro de Callao a una de las millas comerciales madrileñas más caras, en pleno corazón del barrio de Salamanca.

El chef ha querido poner en valor la labor de El Corte Inglés, a quien considera un actor que "de un tiempo a esta parte está modernizando muchas cosas en gastronomía. Hay un antes y un después y lo lidera desde El Corte Inglés en cuanto a conceptos y desarrollo".

El grupo que preside Dimas Gimeno ha abierto su sexto espacio Gourmet Experience, el único en dos plantas, y del que forman parte los restaurantes que gestionan David Muñoz (StreetXO), Jordi Roca y Alejandra Rivas (Rocambolesc) y Roberto Ruiz (Cascabal),que ocupan la última planta de un centro que cuenta, además, con una terraza con vistas excepcionales a pleno barrio Salamanca.

Una oferta en más de 800 metros cuadrados que completa un Gastrobar Experience que gestiona el propio equipo de El Corte Inglés con una carta diseñada en función de los grados de cocción de los alimentos.

Muñoz ha equiparado este espacio -en cuanto a la puesta en escena y a la realidad gastronómica- "al germen que existe en ciudades como Singapur, Nueva York, Hong Kong o Bangkok, como un 'food corner'; un sitio al que se va a comprar otras cosas, pero aquí los tres restaurantes tienes entidad propia".

Con una inversión cercana a los 800.000 euros, la puesta en escena de StreetXO ha supuesto la renovación total de la carta y con un tique medio de unos 35 euros (dos cócteles y tres raciones), acerca a la calle un formato que desde el primer día, afirma Muñoz, "es rentable".

El cocinero, quien ha explicado que DiverXO dará beneficios por primera vez en 2015, prepara ya su apertura de Londres, donde invertirá dos millones de euros en abrir un restaurante StreetXO -el único de sus formatos que exportará- en Mayfair, "el barrio más caro y snob de Londres con una propuesta agresiva y un poco punk. Después iremos a Nueva York".

Por su parte, helado con forma de nariz (la del propio Roca, que bautiza como Rocatocha), del lado oscuro (un Darth Vader, también con la nariz de Roca), un pack de helado para llevar y hacer en casa (Lactic), perfume de helado, polos y brioche relleno a petición del consumidor, cuyo sabor queda sellado, son algunas de las propuestas de Jordi Roca con su Rocambolesque y sus 34 topping diferentes.

Su decoración -con mesas y sillas que emulan tuercas y engranajes, y un fondo con una maquina gigante, móvil y colorista para hacer helado y algodón dulce- recuerda a la de Willy Wonka, el protagonista de la película "Charlie y de la Fábrica de Chocolate".

En esta ocasión, Jordi Roca deja en manos de su mujer Alejandra Rivas el día a día de este Rocambolesc: el resultado es una variedad de helados, polos y sorbetes, algunos de ellos postres creados por él que ahora se recrean y evocan: "No es una réplica exacta, sino otra versión", ha explicado Rivas.

Como guiño a la capital, Roca ha creado el polo Oso, un helado con sabor a Madroño.

El mexicano Roberto Ruiz ha escogido al oscarizado Eugenio Caballero (dirección artística en "El Laberinto del Fauno") para su restaurante Cascabel, una guarida de serpiente que atrapa con sus escamas y colores cambiantes y una urdimbre de ramas que guarece al cliente con una propuesta en la que trabajan 22 cocineros.

Ruiz ha recuperado a parte de su equipo -muchos de ellos trabajando en otras ciudades- para ofrecer cócteles sorprendentes que no solo se beben, sino que también se comen, y una oferta carnívora que tiene su versión más extrema en una costilla de un kilo.

Para el responsable de hostelería de El Corte Inglés, Guillermo Arcenegui, cada centro de Gourmet Experience quiere ser distinto, y en este caso, que ha supuesto un trabajo de diez meses desde que empezó la idea, "se ha querido hacer algo más del estilo de una boutique".