Abre la primera biblioteca del Ayuntamiento que prestará libros electrónicos

Ubicada en el Centro Cultural Eduardo Úrculo, en el barrio de La Ventilla de Tetuán

madrid

| 29.10.2010 - 14:22 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La biblioteca Maria Zambrano, ubicada en el Centro Cultural Eduardo Úrculo, en el barrio de La Ventilla de Tetuán, será la primera de la red municipal que prestará libros electrónicos o "e-books", aunque el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, que la ha inaugurado, ha dicho que "el libro no desaparecerá nunca".

Estos dispositivos contarán con tarjetas de memoria que contendrán 1.000 títulos y que se prestarán durante períodos de un mes, según un nuevo servicio de préstamo que se ampliará progresivamente al resto de bibliotecas de la red municipal.

En sus 1.550 metros cuadrados y tres plantas, la biblioteca María Zambrano, que amplía y sustituye a la antigua de Tetuán, tiene capacidad para 52.000 volúmenes y 212 puestos de lectura, más otros 21 de acceso a Internet.

Ha costado al Ayuntamiento cerca de 1,7 millones de euros y le seguirán en el futuro otras cuatro que se encuentran en construcción, las de Iván de Vargas, Conde Duque, Casa de Fieras y Carabanchel, hasta duplicar en ocho años la superficie de las bibliotecas con que contaba Madrid en 2003.

El alcalde y la delegada de Las Artes, Alicia Moreno, han destacado que está dedicada a la filósofa y ensayista María Zambrano, aunque hace sólo tres meses se iba a llamar Luis Rosales, hasta que la Junta de distrito de Tetuán se percató de que la Comunidad iba a poner ese nombre a otra biblioteca de Carabanchel.

La Red de Bibliotecas Públicas de Madrid, que incluye tanto las del Ayuntamiento como las de la Comunidad de Madrid, suma actualmente 44 centros -28 de ellas de titularidad municipal-, 12 módulos de extensión bibliotecaria y cinco líneas de Bibliobús.

Aunque este acto no figuraba en las previsiones del alcalde hasta esta misma mañana, Ruiz-Gallardón se ha encontrado otra vez con un grupo de bomberos municipales que le han recibido y despedido con una pitada.