350 propuestas para hacer de Madrid una ciudad más competitiva

Proponen que Madrid participe en el Consejo de Política Fiscal y Financiera

madrid

| 02.03.2011 - 15:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Hoy el alcalde ha presentado el documento "Madrid futuro 2020", elaborado por un grupo de expertos encabezados por Emilio Ontiveros. Según este estudio, las claves para la ciudad del futuro pasan por potenciar el sector servicios, aprovechar al máximo el turismo y la imagen internacional de Madrid y revitalizar no solo el distrito centro, sino cada barrio de la capital.

Así, el documento "Madrid Futuro 2020", una "reflexión estratégica" encargada por el Ayuntamiento a una consultora, propone entre otras cuestiones obtener el respaldo de las instituciones para que la capital, al igual que Barcelona, participe en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Eso supondría que por primera vez las grandes ciudades se integraran en el órgano que coordina la actividad financiera de las comunidades autónomas y de la Hacienda estatal, del que actualmente forman parte los ministros de Economía y Hacienda y de Política Territorial y Administración Pública y los consejeros de Hacienda de cada región.

El trabajo que plantea esta propuesta ha sido realizado durante año y medio por la consultora Analistas Financieros Internacionales (AFI), que preside Emilio Ontiveros, con la participación de expertos de la administración, la universidad y los agentes sociales, y hoy ha sido presentado por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.

Aunque el contenido del documento no es vinculante para el Ayuntamiento de Madrid, el alcalde ha dicho que servirá para "estimular elogios y críticas" y "provocar una reflexión absolutamente necesaria" para abordar en la próxima legislatura una serie de políticas en áreas de actuación.

Además de esta propuesta, el documento plantea 354 acciones concretas como determinar los costes asociados a la Ley de Capitalidad y solicitar su compensación, negociar la participación de Madrid capital en los impuestos autonómicos y aumentar la presencia de Madrid en los organismos internacionales.

También sugiere analizar el organigrama del Ayuntamiento y su adecuación a las necesidades, diseñar un Plan Estratégico de Sostenibilidad Municipal y estudiar la oportunidad de establecer alianzas con municipios metropolitanos para la prestación común de servicios.

Otras propuestas son crear una unidad de Policía Municipal específica para solucionar situaciones de explotación sexual de mujeres, contratar empleados públicos de origen extranjero y estimular medidas de iluminación adicional en los nuevos desarrollos urbanos de vivienda.

También plantea mejorar la calidad del aire mediante la creación de nuevas zonas verdes y áreas forestales y reducir el tráfico con más peatonalizaciones y la creación de más áreas de Prioridad Residencial, entre las que menciona una al norte de la Gran Vía y otra en la Ciudad Universitaria.

El hecho de que este estudio no sea "en modo alguno complaciente", como ha señalado el alcalde, ha llevado a Ruiz-Gallardón a hacer lo que Ontiveros ha calificado de "cierta autocrítica".

Aunque la mayor parte de esa crítica ha tenido más que ver con situaciones que no son achacables a la actuación municipal, Ruiz-Gallardón sí ha admitido entre las "debilidades" de Madrid la existencia de "algunas bolsas de pobreza", la "subsistencia de zonas degradadas" y una "relevancia insostenible del transporte privado", eso sí, a pesar del "enorme esfuerzo inversor" en transporte público.

Ha hablado también en este epígrafe de "problemas de vivienda especialmente para los jóvenes", algunas áreas industriales "obsoletas", niveles de ruido, tráfico y contaminación que hay que superar, un desarrollo inferior al de Londres y París, unas "insoportables trabas burocráticas para la creación de empresas", un "divorcio" entre empleo y formación y un nivel de idiomas "claramente insuficiente".

En el otro brazo de la balanza, entre las "fortalezas", Ruiz-Gallardón ha incluido una "calidad de vida alta", una "alta cualificación educativa", una buena integración de la población extranjera, un "creciente dinamismo cultural", un "entorno económico dinámico" y una "gran capacidad de atracción del capital extranjero".

En todo caso, Ruiz-Gallardón se ha declarado "optimista" porque cree que Madrid está "en una situación ventajosa frente a otras metrópolis".