26 nuevos alcaldes del PP denuncian una deuda de 842 millones dejada por socialistas e independientes

Granados insiste en que los gobiernos municipales del PP podrán en marcha medidas de austeridad y mejora de la gestión

madrid

| 08.07.2011 - 13:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Un grupo de 26 alcaldes del PP que accedieron al cargo el pasado 22 de mayo tras años de gobiernos socialistas o independientes han denunciado hoy que se han encontrado con una deuda que suma un total de 842 millones, lo que revela que están ante una situación "insostenible".

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, y el secretario general de la formación, Francisco Granados, se han reunido hoy con 25 nuevos alcaldes del partido -el de Nuevo Baztán no ha podido acudir finalmente, pero ha trasladado su situación-, para poner en común la situación de los ayuntamientos en los que han comenzado a gobernar.

Han acudido, entre otros, los alcaldes de Alcorcón, David Pérez, Getafe, Juan Soler, Leganés, Jesús Gómez, y Aranjuez, María José Martínez de la Fuente.

Al término de la reunión, Granados ha dicho que, según la primera evaluación hecha por estos regidores, la deuda que han heredado suma un total de 842 millones de euros, lo que supone unos 2.000 euros por habitante, y denota una situación "insostenible".

Los nuevos alcaldes se han encontrado con "un endeudamiento absolutamente insoportable, una situación económica catastrófica, un despilfarro durante todos estos años, un derroche y un nivel de gasto que no ha descendido como consecuencia de la llegada de la crisis, haciéndose caso omiso de la situación económica que se vivía, y se ha mantenido el ritmo de gasto público de los últimos años", ha relatado.

Granados ha sostenido que los anteriores alcaldes "en su inmensa mayoría además han tomado las medias que estaban en sus manos para que cuando llegaran los alcaldes del PP no hubiera ni un sólo euro en la caja y se pusiera en grave riesgo algo fundamental que es el pago de la nómina y la paga extra de junio".

Ha citado como casos "especialmente llamativos" los de Alcorcón y Aranjuez, así como el de Getafe, donde según ha dicho se va a analizar la devolución por parte del Ayuntamiento de 23 millones de euros a unos promotores tras renunciar a recurrir la sentencia correspondiente, lo que "pone en riesgo" las cuentas municipales.

Ha precisado que en la mayoría de los ayuntamientos a los que ha accedido el PP hay amenazas de corte de suministro eléctrico, de gas o de teléfono.

Ante esta situación, el PP aplicará "su seña de identidad", que es la austeridad, traducida en reducción del gasto público, "respeto máximo por el dinero que pagan los ciudadanos", mayor transparencia en el gasto y más eficacia en la gestión, ha manifestado el dirigente popular.

El secretario general del PP de Madrid ha advertido de que ahora los alcaldes populares "tienen que desterrar los gastos superfluos y otros que se habían asumido pero que no son básicos".

Ha anunciado que en la mayoría de los ayuntamientos el PP llevará a cabo auditorías y pondrá un servicio de asesoramiento económico a disposición de los 140 alcaldes populares y de los 39 candidatos populares que están en la oposición en la región.

Ha avanzado asimismo que habrá que reducir el número de cargos de confianza, de asesores, de gastos de libre disposición y la partida para fiestas patronales o actos lúdicos, así como, en muchos casos, "desamortizar o vender edificios en los que se prestan servicios que se pueden concentrar o que habrá que recortar".

Preguntado por si los alcaldes populares renunciarán a sus coches oficiales, Granados ha recordado que la mayoría de los alcaldes con los que se ha reunido hoy "ni siquiera tiene coche oficial", y el resto "reducirá el nivel de coche que se ha encontrado".

En este punto ha recordado que el alcalde de Getafe, Juan Soler, ha subastado el Audi A8 que tenía su antecesor, Pedro Castro.