15-M, IU, CCOO y UGT se movilizarán para reclamar un referéndum

madrid

| 27.08.2011 - 12:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Movimiento 15-M, Izquierda Unida (IU), CCOO y UGT están preparando concentraciones en toda España a partir del próximo domingo para rechazar la reforma constitucional, que comenzará a debatirse en el pleno extraordinario del Congreso el martes 30, y para solicitar, en el caso de sea finalmente aprobada por las Cortes, la celebración de un referéndum que le dé la oportunidad a la ciudadanía de opinar sobre una cuestión que consideran fundamental.

Los primeros en salir a la calle en diferentes ciudades del país para mostrar su rechazo al acuerdo alcanzado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el Partido Popular, serán los simpatizantes del 15-M durante la tarde del domingo 28.

Así, la vertiente madrileña de la plataforma ciudadana Democracia Real Ya (DRY) ha convocado una manifestación para ese día que saldrá a las 18.00 horas de Atocha con dirección a la Puerta del Sol y que será secundada, al menos, en Cádiz, Mérida, Albacete, Alicante, Vigo y San Sebastián.

Según los convocantes de DRY, el texto del artículo 135 de la Carta Magna resultante de la reforma es "muy próximo a intereses económicos neoliberales". "Les permitirá, bajo mandato constitucional, recortar en servicios sociales (educación, sanidad y seguridad social) cuando sea menester", denuncian.

"Desde Democracia Real Ya entendemos que esta reforma traerá gravísimas consecuencias para el futuro del Estado de bienestar y un importantísimo impacto sobre la vida de los ciudadanos. No puede realizarse de espaldas a la ciudadanía. Por ello exigimos que la reforma constitucional sea llevada a referéndum. Este domingo saldremos a la calle, #yoquierovotar, #nosomosviolentos", concluye la convocatoria de la plataforma.

Por su parte, los 'indignados' de Mérida, en esta ocasión convocados por la vertiente extremeña del Movimiento 15-M, consideran necesario salir a protestar porque incluir el techo de gasto en la Constitución es, a su parecer, "un atentado contra la democracia de los ciudadanos" ya que la reforma "ha sido impuesta contra su voluntad y desde instituciones no elegidas por el pueblo", en referencia a la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

El lunes 29 serán los sevillanos y los asturianos quienes muestren su rechazo a la reforma a partir de las 20.00 horas, frente el Parlamento de Andalucía los primeros, y en Avilés y en una "asamblea extraordinaria" a la misma hora los asturianos.

Movilización de IU y sindicatos

No obstante, los movimientos sociales no serán los únicos que muestren su indignación en las calles por la reforma y pidan un referéndum, ya que, tal y como había adelantado el coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, la coalición también prepara acciones de movilización.

De momento, ya hay convocadas por parte de IU protestas en Sevilla y en Zaragoza frente a las Delegaciones de Gobierno de ambas ciudades para el próximo martes día 30, coincidiendo con el inicio del debate parlamentario en la Cámara Baja sobre la reforma, aunque no se descartan nuevas citas.

Asimismo, Comisiones Obreras y UGT tienen previsto celebrar este lunes día 29 una reunión en la sede Confederal de CCOO con diferentes organizaciones sociales para estudiar respuestas concretas, si bien las centrales andaluzas de ambos sindicatos ya han convocado una concentración el próximo jueves 1 en las sedes provinciales de las Subdelegaciones del Gobierno en cada provincia de Andalucía.

Más de 70.000 firmas en internet

Por otro lado, más de 70.000 personas han apoyado en internet la celebración de un referéndum para ratificar la reforma. Los partidarios de la consulta están enviado a través de la página web Actuable un mensaje a los grupos parlamentarios del Congreso y del Senado. En él muestran su rechazo a que se modifique la Constitución sin celebrarse previamente un plebiscito para recoger la opinión de la ciudadanía.

De esta forma, pretenden conseguir que al menos un 10% de los miembros de la Cámara Baja (35 diputados) o de la Cámara Alta (27 senadores) soliciten que la reforma, una vez aprobada por las Cortes, se someta a referéndum, tal y como establece la propia Constitución.

"Este asunto es de tal importancia y va a ser tan determinante para nuestro futuro que le pido que si esta modificación es finalmente aprobada por las cámaras, su grupo parlamentario se comprometa a solicitar que esta reforma sea sometida a referéndum para su ratificación tal y como recoge el artículo 167.3 de la Constitución Española", señala el texto.

Izquierda, Unida (IU), ICV-EUia, Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Coalición Canaria (CC), Bloque Nacionalista Galego (BNG) y Proyecto Equo son algunos de los partidos que han reclamado el referéndum, si bien en conjunto no cuentan con presencia suficiente en las Cortes como para lograrlo.

En este sentido, desde que se diera a conocer el pacto acordado entre PSOE y PP para llevar acabo la reforma constitucional, los líderes de los partidos contrarios a ésta no han cesado en tratar de recabar apoyos para conseguir sumar el número de escaños suficientes para solicitar el plebiscito, demanda a la que se han sumado algunos diputados socialistas críticos.

La iniciativa de recopilar las firmas a favor de la consulta a través de Actuable, en la que en apenas dos horas se registraron los primeros 5.000 apoyos, ha sido promovida por Vicenç Navarro, catedrático de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

"El límite al déficit no es algo abstracto: es lo que va a determinar que tengas o no acceso a la educación o a la sanidad, entre otras muchas cosas. Limitar el déficit es limitar la inversión en la sociedad. Con esto, el Gobierno podrá dejar a personas como tú en la cuneta. Pero podemos detener esta iniciativa", explica Navarro en el texto que precede a la petición.

Según Navarro, "no se puede tomar una medida de tal naturaleza sin consultar a la ciudadanía española con un referéndum", ya que no se trata de una reforma "meramente técnica" para controlar el techo de gasto, sino de una "profundamente política" encaminada a "diluir el estado de bienestar". Esto hace que, a su juicio, sea "importante" explicárselo a la ciudadanía, ya que repercutirá en la calidad de los servicios públicos de España.

La consulta es también apoyada por las llamadas Mesas Ciudadanas de Convergencia y Acción, una red cuyo objetivo principal es crear espacios para el debate y que hace meses unió a políticos, intelectuales y escritores como José Luis Sampedro, Federico Mayor Zaragoza o Carlos Berzosa. En esta ocasión, animan a "todas las organizaciones, sindicatos, movimientos sociales y personas amantes de la justicia y defensoras del Estado de Derecho" a movilizarse y a "expresar su rechazo".

Según esta plataforma, el acuerdo alcanzado por Zapatero "condenará a la economía española a permanecer en situación de desventaja y a no poder mejorar nunca su modelo productivo, ni su competitividad, ni sus estándares de bienestar social", además de ser, a su juicio, "un golpe de estado económico que hay que rechazar por todos los medios pacíficos y democráticos".

Además de movimientos sociales, sindicatos y partidos políticos, algunas personalidades del mundo de la cultura también han manifestado su deseo de que se celebre un referéndum si la reforma es finalmente aprobada. Es el caso del rector de la Universidad Complutense de Madrid, José Carrillo, el director de cine Nacho Vigalondo, los presentadores televisivos Berto Romero y Dani Mateo, el actor Juan Diego Botto o el periodista y bloguero Ignacio Escolar, quienes a través de la red social Twitter han dejado constancia de su malestar ante la inminente reforma.