Los niños de Getafe murieron ahogados por su padre en la bañera

En coche fúnebre han llegado a Getafe los restos mortales de Alejandro y Marina, los dos hermanos presuntamente asesinados anoche por su padre. Han sido trasladados esta tarde desde el Anatómico Forense, donde se les ha practicado la autopsia. La autopsia practicada a los dos niños que murieron ayer en Getafe (Madrid), presuntamente a manos de su padre que luego se suicidó, ha revelado que fueron ahogados antes de que se declarara el incendio que quemó sus cuerpos en un dormitorio. Según los datos de la autopsia, realizada en el Instituto Anatómigo Forense, los dos niños de Getafe murieron ahogados por su propio padre en la bañera del domicilio.

Fuentes de la investigación han informado a Efe de que así lo revela la autopsia practicada hoy a los dos menores, de 13 y 8 años, que fueron encontrados ayer carbonizados sobre la cama de sus padres en su vivienda familiar de la plaza Benjamín Palencia.

Las fuentes han precisado que se han encontrado restos de agua en los pulmones de los dos pequeños, pero no ninguna sustancia relacionada con el fuego, de manera que se desprende que murieron antes del incendio.

NOTA MANUSCRITA PARA LA POLICÍA

Además los investigadores encontraron entre las ropas del padre una nota manuscrita dirigida a la Policía. En ella el presunto parricida justificaba su acción para que los pequeños no sufrieran más, sobre todo por la parálisis cerebral que el mayor padecía.

La Policía cree que el padre, José Alberto G.L., de 46 años, mató a sus dos hijos, uno de ellos con parálisis cerebral, aprovechando que la madre no estaba en el domicilio conyugal, provocó un incendio en el dormitorio donde fueron encontrados los cadáveres y se fue de la casa cerrando la puerta, tras lo que se suicidó arrojándose al tren.

Fue la madre de los pequeños la que abrió la puerta a los bomberos, ya que regresó a casa justo cuando éstos habían llegado para sofocar un fuego del que avisaron los vecinos. Sufrió una crisis de ansiedad por la que fue atendida por psicólogos y que le ha impedido declarar hasta el momento.

LA MADRE ASEGURA QUE EL PARRICIDA NO TENÍA MOTIVOS PARA MATAR A LOS NIÑOS

Raquel M.M., la madre de los niños de Getafe presuntamente asesinados por su padre, ha declarado a la Policía que no estaban en proceso de separación, como se ha dicho, y que su marido no tenía motivos aparentes para matarlos como supuestamente hizo ayer en su domicilio.

El padre, José Alberto G.L., no tenía antecedentes policiales, ni denuncias por parte de su mujer y madre de los niños.

La mujer ha dicho que, salvo que se le "haya ido la cabeza", José Alberto no tenía motivos aparentes para cometer el doble crimen, ha dicho.

Las fuentes han precisado que José Alberto no trabajaba y estaba dedicado plenamente a la atención de su hijo mayor.

VECINOS SOBRE EL PADRE: "ERA UNA PERSONA MUY NORMAL"

Algunos vecinos de la plaza Benjamín Palencia de Getafe, que conocían al hombre que ayer se arrojó a las vías del tren mientras que sus hijos eran encontrados muertos en su casa, donde se registró un incendio, han afirmado que era "una persona muy normal". Una vecina, Estela, ha explicado que tenía más trato con el padre porque bajaban "juntos a la piscina con los niños" y que era "una persona normal". Por este motivo, ha definido la situación como "increíble y difícil de explicar".

Sobre la madre de los dos pequeños fallecidos, Estela ha descrito que cuando llegó aún no sabía que el incendio era en su casa, hasta que los bomberos se lo dijeron y entonces entregó las llaves de la vivienda. A partir de ahí, fue cuando "empezó a chillar para que por favor sacaran a sus hijos", ha relatado esta vecina.

CONCENTRACIÓN DE HOMENAJE ANTE EL AYUNTAMIENTO

Un día después del tráfico suceso, cientos de personas se han congregado hoy en la plaza del Ayuntamiento de Getafe para rendir un homenaje a los dos menores, de 10 y 8 años, que murieron ayer en un incendio en su vivienda que pudo haber ocasionado su padre, que luego se suicidó arrojándose a las vías del tren en Getafe Industrial.

La concentración ha contado con la participación, además, de numerosos ediles de la corporación local, con su alcaldesa, Sara Hernández, a la cabeza, así como con la compañera de la madre de los menores en la asociación 'ALMA' de lucha por los derechos de niños con pluridiscapacidad, Cristina.

La alcaldesa ha querido lanzar un mensaje de "cariño, de solidaridad, un mensaje caluroso y un abrazo fraternal", no solo a la madre de las víctimas, sino también a sus familiares y amigos "por los momentos difíciles por los que están pasando". "Desde aquí, como alcaldesa, reconocer a la ciudad de Getafe por haberse volcado hoy en la plaza del Ayuntamiento, y mostrar esa solidaridad con Raquel", ha afirmado a los medios tras la concentración.

Según Hernández, con esta concentración y con los tres días de luto oficial decretados por el Consistorio, se trata de devolver a la madre de las víctimas "toda la solidaridad que, durante muchos años de trabajo, de esfuerzo, de implicación en el movimiento asociativo, ha hecho para hacer de Getafe una ciudad mejor".

Asimismo, ha querido desmentir que la madre de los menores haya acudido al hospital durante la noche de ayer, ya que se quedó "hasta altas horas de la madrugada" en dependencias municipales por consejo de los psicológos que la estaban tratando. En la concentración también han estado algunos alumnos del colegio en el que trabajaba la madre de los menores, en el que daba clases de francés, así como numerosos vecinos que, aunque no la conocían personalmente, sentían que un suceso como este les "duele como pueblo y como personas".

EL FOCO DEL INCENDIO ESTABA EN UNA HABITACION

Un portavoz de Emergencias Comunidad de Madrid ha explicado que "a las 20.15 horas, un vecino alertó al 112 de un incendio" en esta plaza del centro de Getafe. Una vez en su interior, los efectivos del Servicio de Extinción de Incendios localizaron el foco en una de las habitaciones, "la única afectada por las llamas" donde hallaron "los cuerpos quemados de dos menores".

De igual forma, ha contado que "a las 20.20 horas se recibía una llamada al teléfono de Emergencias en la que se alertaba de un arrollamiento en la estación de Cercanías Getafe Industrial". Los servicios sanitarios, que se desplazaron hasta el lugar indicado comprobaron que se trataba de un varón de 46 años del que sólo pudieron confirmar el fallecimiento como consecuencia de los "politraumatismos sufridos a causa del arrollamiento", según ha especificado el portavoz. Investigaciones posteriores han confirmado que el varón arrollado era el padre de los menores fallecidos en el incendio.