Los músicos callejeros sólo podran tocar en tres zonas del Centro

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado hoy una nueva regulación para los músicos que actúan en las calles del distrito Centro que implica la eliminación del examen previo que impulsó el anterior gobierno, del PP, y la limitación de las calles en las que se podrá actuar y también de los horarios.

Así lo ha explicado hoy en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno el concejal-presidente del distrito Centro, Jorge García Castaño, que ha precisado que a partir de ahora los músicos recibirán autorizaciones personales con una validez de seis meses.

La Policía Municipal vigilará el cumplimiento de la normativa, que impide a los músicos actuar en la gran mayoría de las calles del distrito centro e impone horarios en el resto de zonas, según sean consideradas de "uso terciario" -las más turísticas- o residenciales en un mapa al que tendrán también accesos los vecinos.

En las zonas calificadas como terciarias -Gran Vía, Callao, plaza de Oriente, Puerta del Sol, Fuencarral, Las Vistillas, Atocha, Antón Martín y el Paseo del Prado, entre otras- se podrá tocar de lunes a domingo entre las 10.00 y las 15.00 horas y de las 17.00 a las 22.00 horas, y una hora más en verano.

Sin embargo, el horario de actuación en las zonas residenciales -algo más de una veintena de enclaves entre los que se encuentran la de Comendadoras, Santa Bárbara, Tirso de Molina, Arturo Barea, Lavapiés, Argumosa y la plaza Mayor- será los miércoles, jueves, viernes y domingo entre las 12.00 y las 14.00 horas y las 18.00 y 20.00 horas, una más en verano, y los sábados de 10.00 a 15.00 y de 17.00 a 22.00.

Según ha explicado el concejal, el tiempo máximo que un músico podrá permanecer en una ubicación es de una hora para las áreas de uso residencial y dos en las turísticas.

Otra novedad de la normativa afecta a la zona de El Rastro, donde se instalarán puntos concretos pactados con los comerciantes para que durante el mercadillo haya música en la calle, lo que a juicio del concejal-presidente del distrito es una "aportación" a la oferta cultural de la ciudad.

Fuera de los horarios y las ubicaciones concretas recogidas en un mapa, "no se puede tocar en ningún caso", ha detallado Jorge García Castaño, que considera que este es el principal cambio de esta nueva regulación que espera que esté a pleno rendimiento en Semana Santa.

Antes, ha expuesto él mismo, estaba permitido tocar en todos los sitios salvo en la zona de protección acústica especial (ZPAE).

La distancia mínima entre los intérpretes será de 75 metros, tres metros respecto a las viviendas, y seis metros de distancia mínima con las terrazas.

Tanto el distrito como el área de Medio Ambiente podrán sancionar los incumplimientos que se produzcan y también retirar los carnés, mientras que la Policía Municipal será la encargada de suspender de forma inmediata la interpretación de quien incumpla ubicaciones, horarios o límites sonoros.

"Ha sido un asunto que ha levantado el interés de muchos colectivos y también mediático", ha reconocido hoy el edil del gobierno de Manuela Carmena, que ha agradecido a los colectivos su "esfuerzo" y "comprensión mutua" para acordar una regulación que, ha dicho, tiene como último objetivo mejorar la calidad de la música y minimizar la afección al descanso de los vecinos.