Las multas por el "botellón" nocturno en Madrid podrán ascender a 900 euros

Nueva ofensiva contra el botellón. El Ayuntamiento de Madrid multará a quienes lo practiquen con 600 euros por hacer ruido. Cantidad a la que habría que sumar los 300 euros con los que se castiga el consumo de alcohol en la calle. Si el infractor es menor de edad y no tiene dinero, pagarían sus padres.

El Ayuntamiento de Madrid multará con entre 300 y 600 euros a las personas que participen en un "botellón" nocturno al presumir que, además de beber en la vía pública, que está castigado con un mínimo de otros 300 euros, están produciendo ruido y, por tanto, molestias a los vecinos.

La delegada madrileña de Medio Ambiente, Ana Botella, ha indicado que la futura Ordenanza del Ruido, que se aprobará "próximamente", tipificará la participación en un "botellón" como "una forma molesta de ruido" para los vecinos, que será sancionada como "falta leve".

MULTAS SIN NECESIDAD DE MEDIR EL NIVEL DE RUIDO

Las sanciones serán impuestas por la Policía Municipal sin necesidad de medir el nivel de ruido con ningún instrumento, sólo por las noches y exclusivamente en zonas residenciales, ha informado la delegada tras participar en un acto municipal. De esta forma, los policías municipales sancionarán a los participantes en "botellones" por infringir tanto la Ley de Drogodependencias y otros Trastornos adictivos de la Comunidad de Madrid, que prohíbe el consumo de alcohol en la vía pública, como la Ordenanza del Ruido.

La primera sanción se remitirá a la Comunidad de Madrid, que la dará trámite, y la segunda será gestionada por el propio Ayuntamiento. Además, desde el Ayuntamiento se va a proponer a la Comunidad de Madrid, competente en esta materia, que apruebe una modificación legal para que los padres sean responsables subsidiarios de sus hijos menores y tengan, en consecuencia, que hacerse cargo de las sanciones que se impongan a estos.

Botella ha dicho que cada vez hay "botellón" en más lugares de la ciudad, sobre todo del centro, y hasta más tarde, que generan molestias para los vecinos que quieren descansar y numerosos residuos.

La responsable municipal de Medio Ambiente ha defendido que sólo por participar de noche en esos "grupos grandes" de personas "se está haciendo ruido"."Todos sabemos cómo son las reuniones del 'botellón'", ha dicho.