Dos mujeres rumanas consiguieron hacerse con los 1. 000 euros de una vinoteca del Barrio de Salamanca