El monumento a Cervantes se descubre este jueves en el convento de las Trinitarias

El monumento funerario de Cervantes se descubre este jueves en el convento de las Trinitarias, donde los investigadores dieron como "posible" que "algunos de los fragmentos" de huesos encontrados sean del autor del Quijote.

La alcaldesa en funciones de Madrid, Ana Botella, depositará este jueves una corona de laurel en el momumento funerario a Miguel de Cervantes, erigido en la iglesia de San Ildefonso del convento de las Trinitarias, donde los investigadores dieron como "posible" que "algunos de los fragmentos" de huesos encontrados sean del autor del Quijote.

Botella depositará la corona de laurel precedida por dos soldados del Ejército de Tierra, a la vez que suena 'La muerte no es el final', el himno con el que se homemajea a los caídos de las Fuerzas Armadas en acto de servicio y que también se emplea en el ámbito civil para actos fúnebres, sonando a la entrada del féretro en el templo.

Botella llegará a la iglesia a las 11 horas acompañada por el delegado en funciones de Las Artes, Pedro Corral. Allí será recibida por el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva; por el general jefe de la Subdirección de Patrimonio e Historia-Cultural del Instituto de Historia y Cultura Militar, Antonio Nadal, y por el vicario de Vida Consagrada del Arzobispado de Madrid, Joaquín Martín Abad. También estarán presentes investigadores, cronistas de la Villa y miembros de la Corporación saliente.

Botella descubrirá el monumento funerario y dará paso a las intervenciones, para dar paso a la colocación de la corona de laurel. Finalmente, la música del Ejército de Tierra interpretará el himno nacional.

Se trata, como ha explicado el Ayuntamiento de Madrid, de "la culminación de uno de los más importantes proyectos culturales en los que se ha embarcado la ciudad de Madrid".